Público
Público

López anuncia una ronda con los partidos sobre el fin de ETA

Descarta volver a sentarse con Batasuna hasta que "se aleje de la violencia"

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Primer movimiento oficial del Gobierno vasco ante el horizonte del fin de la violencia. El lehendakari, Patxi López, anunció en el Parlamento vasco su intención de mantener un 'diálogo discreto' con los partidos, salvo la izquierda abertzale ilegalizada, para acercar posturas sobre cómo favorecer el final de ETA. Rehusó abrir puentes con la ilegalizada Batasuna hasta que 'se aleje de la violencia'.

El lehendakari fijó su postura al hilo de dos iniciativas de Aralar y UPyD. La formación liderada en Euskadi por Aintzane Ezenarro le preguntó si tenía intención de 'tomar la iniciativa en el camino hacia la paz convocando al resto de partidos'. UPyD le sondeó sobre lo mismo, tras aludir al 'cese de acciones armadas ofensivas' de ETA, pero con un propósito distinto: forzar al lehendakari a aclarar si iba a hablar con la ilegalizada Batasuna.

'La etapa del terror está a punto de finalizar', señala el lehendakari

López replicó con una negativa rotunda. 'Cuando asuma los principios democráticos y se aleje de la violencia, se abrirá la posibilidad de hablar con ellos', dijo, antes de añadir que hasta entonces no le ofrecerá 'pistas de aterrizaje'.

El lehendakari subrayó además que su Gobierno mantendrá la política seguida hasta ahora en la 'lucha contra el terrorismo' desde la 'deslegitimación de la violencia'. Así pues, la novedad en su discurso radicó en su disposición a abrir un diálogo con los partidos para acordar medidas que puedan favorecer el final ordenado de ETA: 'La etapa del terror está a punto de finalizar'.

El Ejecutivo vasco mantendrá su política de

López admitió, no obstante, que ya había mantenido contactos con 'partidos democráticos' sobre este asunto.

Esta declaración del lehendakari causó un fuerte malestar en Aralar. Su portavoz, Aintzane Ezenarro, calificó de 'inadmisible' que el Gobierno vasco haya hablado ya con 'partidos democráticos' sobre esta cuestión y no se haya dirigido para ello a su formación.

En cualquier caso, una vez conocida la intención de López de abrir un diálogo con los partidos, Aralar llegó a la conclusión de que 'el lehendakari Patxi López ha modificado su posición'. Ezenarro le exigió en ese sentido que inicie cuanto antes esas conversaciones con los partidos 'para poder compartir y acordar los pasos que podemos dar desde la política para contribuir a la paz'.

El lehendakari asumió la propuesta, pero sin disimular su malestar por el hecho de que Aralar haya suscrito el conocido como acuerdo de Gernika, junto a la izquierda abertzale ilegalizada y EA, entre otras fuerzas, para impulsar un proceso de paz. López le reprochó que no piden a ETA un fin definitivo de su actividad, pero sí 'once contrapartidas al Estado para que los demócratas se autoproclamen como los malos de la película'.