Público
Público

López destaca que el Estatuto se cumplirá con su Gobierno

Antepone la "responsabilidad" del PSE a las "interpretaciones menos favorables"

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El acuerdo de estabilidad firmado el viernes por el PSOE y el PNV para 'encauzar' el final de la legislatura de José Luis Rodríguez Zapatero, en la Moncloa, y el cumplimiento 'íntegro' del Estatuto de Gernika, en Euskadi, ha escocido en el Gobierno de Patxi López, aunque la procesión vaya por dentro. El lehendakari trató ayer de recuperar pulso con una solemne declaración que enfatizaba los logros de su Ejecutivo desde su llegada a Ajuria Enea, 17 meses atrás, así como el papel jugado por el socialismo vasco a lo largo de su historia para defender los intereses de toda la ciudadanía por encima de los 'particulares' de partido.

Consciente, pues, de que este acuerdo abre la puerta a 'interpretaciones menos favorables' para su Gobierno y permite también al PNV aparecer como un partido clave desde la oposición, López se esforzó en tratar de dejar claro que no le preocupan 'las posibles fotos de estos días' y que prefiere enfocar la entente PSOE-PNV desde una perspectiva histórica: 'Por encima de cualquier otra consideración, va a ser con un Gobierno socialista al frente del País Vasco cuando se va a producir el mayor salto en el desarrollo del Estatuto de Gernika desde el primer gran paquete de transferencias en los años ochenta'.

El lehendakari lanzó otros mensajes para destacar la solidez de su Gabinete en esta coyuntura. En primer lugar, subrayó que el Partido Nacionalista Vasco se ha movido ahora en defensa del cumplimiento del Estatuto bajo el influjo del Ejecutivo socialista. A juicio de López, es 'muy curiosa' la defensa del PNV del Estatuto después de que el PSE diera prioridad al traspaso de las competencias. 'No quería verse descolocado', agregó López, antes de felicitarse por el hecho de que el PNV abandone 'los planteamientos soberanistas' y se 'vuelque en la defensa del Estatuto'.

Esta es su visión. No obstante, poco antes de la intervención del lehendakari ante las Juventudes del PSE en Bilbao, el presidente del PNV, Iñigo Urkullu, advertía de que el Estatuto 'no es una estación final para el PNV' y que su partido sigue trabajando en la iniciativa política Ados (de acuerdo, en euskera) para su presentación antes de las elecciones autonómicas de 2013. Uno de los objetivos de esta propuesta es profundizar en el autogobierno para llegar a un nuevo marco político que reconozca el 'derecho a decidir' de la sociedad vasca.

'No me siento de ninguna manera concernido con esa parte del acuerdo'

En cualquier caso, el lehendakari también quiso poner en relieve el papel de su Gobierno en esta coyuntura al destacar, por un lado, que había planteado 'propuestas en esta negociación' entre el PSOE y el PNV 'para que llegase a buen puerto', y advertir, por otro lado, que se opondrá a cualquier pacto entre Zapatero y Urkullu si está en desacuerdo. Es el caso de la partida de 120.000 euros apalabrada para realizar un estudio sobre la construcción de otro museo Guggenheim en Urdaibai (Vizcaya): 'No me siento de ninguna manera concernido con esa parte del acuerdo. El Gobierno vasco no va a apostar por el Museo Guggenheim en Urdaibai. Me parece un dinero mal empleado en tiempos de crisis'.

Ante las críticas del PP al pacto, también habló la vicepresidenta primera del Gobierno. Según María Teresa Fernández de la Vega, el acuerdo 'ha enrabietado' a los conservadores porque 'están cegados por lograr el poder' y 'no le importan los intereses de España'.

El ministro de Fomento y vicesecretario general del PSOE, José Blanco, señaló, por su parte, que a Mariano Rajoy no le preocupa el acuerdo presupuestario alcanzado con el PNV, sino que ese pacto suponga la recuperación de la economía y de la 'confianza en España'. 'Para disgusto de Rajoy', precisó Blanco, 'habrá recuperación, dejaremos de lado la crisis y él se alejará de la Moncloa'.