Público
Público

López esperará 48 horas para valorar las elecciones y revelar su futuro

El lehendakari en funciones convoca para mañana martes una rueda de prensa para analizar los resultados. Tras la derrota, hoy se ha reunido en Bilbao la Ejecutiva del PSE-EE

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El lehendakari en funciones, Patxi López, esperará hasta mañana martes para realizar un análisis pormenorizado de las elecciones que han relegado a su partido, al PSE-EE, a la tercera fuerza política del País Vasco. Será, por tanto, dos días después de que los vascos acudieran a las urnas. 

Los socialistas vascos han convocado la citada rueda de prensa para las 17.00 horas de mañana, a pesar de que este lunes se ha reunido en Bilbao la Ejecutiva del partido para analizar la debacle que sufrieron ayer en las urnas y que sitúa al PSE-EE ante su peor resultado desde 1994. La comparecencia pública de mañana servirá también para despejar cualquier tipo de duda acerca del futuro papel del aún lehendakari dentro del socialismo vasco.

En las elecciones del domingo el PSE-EE logró un tercio de los votos que consiguió en 2009 y que le auparon al Gobierno, aunque mantiene un suelo electoral en torno al 19% en los tres territorios vascos. En el conjunto de Euskadi, el de López logró 211.939 votos, el 19,13% del total, lo que le sitúa como tercera fuerza detrás del PNV y de EH Bildu.

En 2009, los socialistas vascos lograron 318.112 votos, el 30,70%, con los que lograron 25 escaños, 9 más de los 16 que consiguieron ayer. El porcentaje de apoyo que ha recibido el PSE-EE en anteriores elecciones autonómicas se ha movido entre el 14% de las primeras elecciones en 1980 y el 30,70% de 2009, en las que no concurrió la izquierda abertzale.

La bajada de los socialistas vascos ha sido semejante en Bizkaia, Gipuzkoa y Araba, ya que en los tres territorios han perdido tres escaños al pasar de 8 a 5 en los dos primeros, y de 9 a 6 en el tercero. También en las tres provincias el PSE-EE se mantiene como tercera fuerza, y en las tres pierde entre el 11% de apoyos en Bizkaia y Gipuzkoa, y el 12% en Araba.

En Bizkaia, donde los socialistas vascos se han dejado 65.000 votos, los socialistas han perdido feudos tradicionales como Barakaldo y Santurtzi, aunque ha mantenido otros como Portugalete. En Gipuzkoa, el PSE-EE ha perdido 24.000 votos y plazas emblemáticas como Eibar, aunque han mantenido Irún, Zumárraga y Lasarte. Y en Araba, donde como novedad había encabezado la lista el candidato a la reelección el propio López, los socialistas han perdido más de 17.000 votos.

En las capitales, los socialistas han perdido más de 22.000 apoyos en Bilbao, cerca de 14.000 en Vitoria y 7.000 en San Sebastián.