Público
Público

Losantos volverá a ser juzgado por injurias al exjefe de los Tedax

Las acusaciones piden dos años de cárcel y multa de 480.000 euros

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La Justicia tiene sus ritmos y, pese al tiempo transcurrido desde el 11-M y a que el locutor Federico Jiménez Losantos ya ni siquiera trabaja en la Cope, todavía le persiguen los delitos que pudo cometer desde las ondas en relación con el mayor atentado que ha sufrido nuestro país. Su próximo juicio será por injurias y calumnias continuadas contra el que entonces era jefe de los Tedax, Juan Jesús Sánchez Manzano, y por injurias, también continuadas, contra las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado.

Un año después de presentados los escritos de acusación, el juez de Instrucción número 36 de Madrid, Juan Antonio Toro Peña, ha abierto juicio oral contra el locutor radiofónico por sus palabras contra Sánchez Manzano. La resolución fija para él una fianza en concepto de responsabilidad civil de 75.000 euros y le cita el próximo día 12 en el juzgado junto a la representación legal de la Cope. La emisora deberá responder como responsable civil subsidiaria de los hechos imputados de su entonces comentarista estrella.

La Fiscalía imputa a Losantos un delito continuado de injurias graves a las Fuerzas de Seguridad del Estado y otro, también continuado, de injurias y calumnias graves contra Sánchez Manzano por los que pide que se le imponga una multa de 64.800 euros.

Las acusaciones que ejerce el propio policía, recientemente ascendido a comisario principal, y el Sindicato Unificado de Policía (SUP) solicitan penas más altas. Su propuesta de condena asciende a dos años de prisión por un delito continuado de calumnias y multa de 14 meses a razón de 500 euros diarios por injurias a Sánchez Manzano. Además, piden 18 meses de multa por otro delito continuado de injurias a las Fuerzas de Seguridad del Estado. Las multas ascienden a 480.000 euros.

Los hechos por los que se juzgará a Losantos esta vez se remontan a marzo de 2006, cuando, según los escritos de acusación, 'inició una campaña de desprestigio personal y profesional contra Sánchez Manzano, profiriendo de forma continuada hasta, al menos, abril de 2007 vejaciones e injurias muy graves contra él, y calumniándole constantemente a lo largo de la mayoría de ediciones de su programa'.

Para la acusación que ejerce el propio Sánchez Manzano, además de injuriarle a él y a las Fuerzas de Seguridad, con sus palabras Losantos le imputó 'hasta nueve delitos diferentes', todos ellos relacionados con la investigación de los atentados.

Las transcripciones de los comentarios que Losantos dirigió a Manzano comienzan el 15 de marzo de 2006 y en ellos le atribuye haber destruido todo tipo de pruebas, como 'borrar huellas' o hacer desaparecer los restos de explosivos. En algunos programas, Losantos hacía extensibles sus imputaciones a las Fuerzas de Seguridad en general.

Por su parte, Sánchez Manzano ha recurrido ante la Audiencia de Madrid la decisión del Juzgado número 43 de Madrid de no archivar la investigación abierta en su contra por su actuación en el 11-M. En el recurso, el policía afirma que la pericial de explosivos de los atentados ha sido la 'más completa y garantista de la historia judicial' española.