Público
Público

Luis de Guindos: "El PP no podrá aplicar las recetas de 1996"

La situación es distinta y no permite las mismas recetas que en 1996, según Luis de Guindos, ex secretario de Estado de Economía con Aznar

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Las recetas económicas aplicadas por el Partido Popular en 1996 no son válidas ahora porque la situación es distinta. Quien lo dice es un fijo en las quinielas para futuro ministro de Economía si gana el PP las elecciones: Luis de Guindos, ex secretario de Estado de Economía con José María Aznar y en la actualidad director del Centro de Investigación Financiera del Instituto de Empresa. 'Esta crisis es diferente porque es financiera y tiene su origen en el exceso de endeudamiento, que son las peores crisis. La situación es más compleja que en 1996 y las recetas no pueden ser las mismas', señala Luis de Guindos, lo que entra en plena contradicción con lo que dijo la semana pasada el vicesecretario de Comunicación del PP, Esteban González Pons, quien resumió el programa electoral de Rajoy así: 'Haremos lo mismo que en 1996'.

Tampoco la rebaja de impuestos, varias veces anunciada por Rajoy, es prioritaria para el que fue presidente de Lehman Brothers entre 2006 y 2008 : 'Yo no lo plantearía como una prioridad absoluta; la prioridad para España es reducir el déficit público más que cambiar el sistema tributario. El problema ahora no es del sistema impositivo sino de que no hay bases imponibles porque no hay ingresos, ni consumo, ni beneficios'. Por eso, en un desayuno organizado por la Asociación de Periodistas de información Económica (Apie), el ex secretario de Estado ha insisitido en que la reducción del déficit público no se puede lograr sólo a través de la 'motosierra', de los recortes del gasto público, sino mediante reformas y generando expectativas de crecimiento'.

Entre las reformas que debería afrontar el Gobierno en los primeros meses, destaca la reforma de la negociación colectiva (con predominio de los convenios de empresa sobre los de ámbito superior, como el sectorial o territorial), de la contratación laboral (puso de ejemplo el contrato único), la liberalización de los horarios comerciales (elogió el camino retomado por Esperanza Aguirre), la liberalización del mercado de alquiler, y terminar la reestructuración del sector financiero. Precisamente sobre este último punto, asegura que queda la mitad del ajuste pendiente y que habrá una segunda ronda de consolidación bancaria.

A juicio de Guindos, los mercados están tratando mejor a España que a Italia porque hay una expectativa de que el próximo Gobierno estará comprometido con las reformas y con la reducción del déficit público. Cree que el mayor riesgo que se corre es que no se culminen las reformas, incluso por encima del incumplimiento del objetivo de déficit. De este último tampoco muestra certeza en que se logre este año el objetivo del 6% y centra sus dudas en la Seguridad Social, por delante del desfase de las Comunidades Autónomas. En todo caso, Luis de Guindos recalca que el próximo Gobierno 'tiene que ser muy consciente de que tiene poco tiempo para poner en marcha un plan creíble' para generar confianza y volver a obtener financiación que ayude a salir de la crisis. ¿Estará él en ese Gobierno? Por ahora, lo que afirma es que él no se ha apuntado a ninguna lista para ser candidato.