Público
Público

Luisa Fernanda Rudi: "Con el agua no actuamos con toda la finura que debíamos"

Candidata a presidir el PP de Aragón. Le quita hierro a la polémica sobre la reina: "Tiene el cariño de todo mi partido y el de la sociedad"

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Tiene fama de ser una mujer con cáracter y muy trabajadora. A partir del próximo fin de semana lo sabrán los conservadores aragoneses. Luisa Fernanda Rudi (Sevilla, 1950) toma las riendas del partido en lugar de Gustavo Alcalde.

Tras haber sido presidenta del Congreso de los Diputados y haber pasado por el Parlamento Europeo afronta esta nueva etapa con 'muchas ganas'.

¿Qué le diría a todos aquellos que creen que su designación ha sido impuesta por Madrid?

Que hablen con la militancia. Mi propuesta surge de las conversaciones entre mucha gente, tanto de Aragón como de la dirección nacional. Había dos candidaturas y, por lo visto, cuando se le preguntaba a los cuadros del partido en Aragón por una tercera vía siempre salía mi nombre. 'La única persona que podría ser es Luisa, pero no va a querer', decían. Y cuando se me explicó la situación, dí un paso adelante.

¿La tuvo que convencer Rajoy?

No hizo falta. Tuve una conversación con él, claro. Pero cuando llegué a esa reunión yo ya había dado prácticamente el sí. Y ahora veo que la militancia de base está contenta.

Sí pero a mí también me llega que esperan una renovación...

Yo pretendo hacer un equipo plural, representativo de los más de 20.000 militantes aragoneses.

¿Quién será su secretario general? ¿Y qué pasará con Antonio Torres y Antonio Suárez que querían presentarse al congreso?

El equipo lo anunciaré en el momento que presente mi candidatura. Yo para este congreso tengo dos obsesiones: lanzar un mensaje de ilusión en clave interna y otro al conjunto de Aragón.

¿Cómo hará usted oposición no estando en las Cortes de Aragón?

Yo lo que pretendo es que el mensaje político del PP de Aragón tenga una columna vertebral común y para ello voy a coordinar los trabajos entre todas las instituciones y el Grupo Parlamentario de la Cámara regional. Todos los cargos electos van a ser el brazo armado para ejercer la oposición. Además como Marcelino Iglesias ha anunciado que no se presenta, da igual. Tampoco le iba a hacer oposición al futuro candidato del PSOE.

¿Le sorprendió el anuncio?

Mucho. Y más que lo hiciera en una entrevista a los 15 meses de haber sido elegido presidente y a las 48 horas de haber acabado el Debate del Estado de la Región.

¿Y usted será la candidata del PP en 2011? ¿Le gustaría?

No es algo que dependa de mí y, desde luego, no es el momento. Nunca me planteo nada más allá de lo que tengo delante. Yo voy a trabajar para que el PP de Aragón sea el más votado en las próximas elecciones autonómicas y municipales, eso por supuesto.

¿Le parece clara la postura de Mariano Rajoy respecto al agua?

Rajoy fue el que dio el visto bueno al texto del programa electoral de las elecciones de marzo de 2008 y en esa redacción tuve yo algo que ver. Y lo que se aprobó fue que los ríos tienen que tener una gestión unitaria de la cuenca. Algo que es muy importante. Para mí el PSOE ha cometido la irresponsabilidad de permitir que algunos estatutos de autonomía, como el catalán, tengan competencias sobre ríos que discurren por más de una comunidad autónoma. Eso no se puede hacer porque la decisión que tomas en un sitio afecta al resto. Pero, además, también es fundamental el aprovechamiento prioritario de los recursos donde están. Es de sentido común. Por eso en nuestro programa también figuran las obras del Pacto del Agua y se establece que si, cumplidos todos esos condicionantes, en la desembocadura hay agua sobrante, que se utilice.

El PP no hace más hablar del Pacto del Agua ¿Es su escudo?

No. En Aragón los socialistas han utilizado el agua de forma electoralista y demagógica. No hay que olvidar que nuestra tierra tiene una parte de secano: toda la margen derecha del Ebro. Y no sólo Los Monegros, también algunas zonas donde el agua pasa muy cerca y no se puede utilizar porque no están hechas las conducciones ni los embalses necesarios. Esas son las obras del Pacto del Agua. Algunas de ellas tan importantes como para que Zaragoza capital, con más de 600.000 habitantes, pueda beber agua de calidad. No es un parapeto. Son las obras que necesitamos para que no haya riadas y para almacenar.

¿Y qué le parece que Rajoy vaya prometiendo el Plan Hidrológico Nacional (PHN) en Murcia?

A mí me gusta hablar de un gran pacto nacional sobre el agua. Y hace falta. En España no podemos continuar con esta situación de enfrentamiento entre comunidades. Lo único que ha hecho el Gobierno socialista ha sido ejecutar a ritmo muy lento aquellas obras que nosotros dejamos ya licitadas pero no ha puesto en marcha más que un 0,1 por 100 y ninguna importante.

Toda la culpa no será de Zapatero. Dentro de su partido se viven importantes disensiones.

Lo que ha logrado Zapatero es que Marcelino Iglesias, por un tema puramente electoral, se opusiera al PHN. Mientras Bono, como presidente de Castilla-La Mancha, lo pactó. Sabía que utilizándolo demagógicamente le iba a dar votos y seguramente nosotros no actuamos con toda la finura con la que debíamos haberlo hecho. Se tenían que haber hecho las cosas de otra manera y haberlas explicado mejor. Pero Zapatero no ha resuelto el problema y Rajoy lo está denunciando. El aprovechamiento de los recursos naturales cuando, además, son escasos tiene que ser un asunto de Pacto de Estado. Yo lo que le oí decir a Rajoy es que habría un plan hidrológico nacional, llámelo así o gran pacto nacional sobre el agua, pero en cualquier caso con los criterios del programa electoral que nos compromete a todos, también a él.

¿Usted en su día votó el PHN?

Lo voté.

¿Y se abstuvo en el minitrasvase hacia Barcelona?

Sí. Hay que tener en cuenta que el PHN le daba categoría de Ley a las obras del Pacto del Agua y que, en aquellos momentos, se garantizaban unas inversiones para Aragón del orden de los 500.000 millones de pesetas. Además de la reserva de 6.500 hectómetros cúbicos.

¿Cómo ve la situación de María Dolores de Cospedal con el Estatuto de Castilla- La Mancha?

No es una situación de la secretaria general. Volvemos a lo mismo, es necesario un gran pacto entre todos. No es un tema de cuestión política, es de sentarse y ponernos entre todos a buscar una solución racional.

Cambiando de tema, ¿Qué le parece la ruptura de PP y UPN?

Es una situación complicada y lo lamento profundamente.

¿Le parecería grave que España no fuera a la cumbre anticrisis?

La apuesta ha sido la del presidente del Gobierno. Nadie en España había comentado nada hasta que salió él diciendo aquí estoy yo o no hay cumbre. Que si no estamos en el G- 20 porque no somos un país emergente. ¡Ni me gustaría estar! Porque somos un país desarrollado desde hace muchos años, uno de los cinco grandes países de la Unión Europea. Zapatero lo ha planteado como una cuestión personal. Pero, en cualquier caso, Rajoy le ha dado nuestro apoyo.

Dicen que la culpa de que no estemos en esa reunión es de Aznar.

Y de que hoy llueva en Madrid también. Vamos, por favor. Él trabajó mucho para que estuvieramos en el G- 8 y pesábamos en el ámbito internacional más que hoy.

Y dejó a un lado el G- 20.

Pero el G- 20 son países emergentes y nosotros no lo somos. Pasemos lista a los países que están en el G- 20. Yo, como española, no estaría nada orgullosa de verme inmersa entre determinados países. Un día se caerá el cielo y la culpa será de Aznar.

¿Para las elecciones europeas: Mayor Oreja o a Gallardón?

Será una decisión de mi partido pero debo decir que Mayor ya fue un buen candidato hace 5 años, que es un político respetado en el Parlamento Europeo y entre los líderes internacionales y que ha hecho un gran papel. Tiene una buena hoja de servicios.

¿Qué le parecen las críticas de Esteban González Pons a la reina?

Yo tengo un respeto absoluto hacia la reina que cumple perfectamente con su labor. Estoy segura de que tiene el cariño no sólo de mi partido sino de toda la sociedad.