Público
Público

Madrid estudia recortar prestaciones sanitarias

Un informe interno plantea la exclusión o copago en varios casos

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Un documento técnico de la Consejería de Sanidad de Madrid propone excluir, limitar o aplicar el copago en el futuro a algunas de las prestaciones y servicios financiados por la sanidad pública, como la vacuna contra el virus del papiloma humano, las endodoncias infantiles, las comidas ofrecidas en hospitales, las ligaduras de trompas y las vasectomías, la inseminación artificial, la fecundación in vitro, el consejo genético para el cáncer familiar o incluso el cambio de sexo.

Fuentes oficiales de la Consejería de Sanidad aseguraron ayer a Público que el informe no ha sido 'ni leído ni encargado' por el consejero, Javier Fernández-Lasquetty; la viceconsejera, Patricia Flores; o el director de Atención Primaria y responsable del área que suscribe el informe la Subdirección de Aseguramiento, Antonio Alemany. Las mismas fuentes indicaron que se trata de un 'documento técnico como los que hace cualquier organismo público', aunque no quisieron precisar quién lo encargó y con qué fin. La Comunidad de Madrid, por su parte, 'no avala ni respalda' el documento, según fuentes de la Administración regional.

La reproducción in vitro, las muletas y las comidas, entre los puntos citados

El informe, firmado por la Subdirección de Aseguramiento, cuya titular es Emilia Álvarez Tornero, identifica aquellas prestaciones incluidas en la cartera de servicios comunes del Sistema Nacional de Salud 'que podrían ser potencialmente limitadas o excluidas en el futuro', junto con el coste que supusieron en 2010. No obstante, los propios autores reconocen que se trata de 'prestaciones que pueden considerarse básicas y necesarias' y además 'están consolidadas', por lo que 'debe valorarse detenidamente el impacto, no sólo social sino también económico, de excluirlas en este momento de la cartera de servicios comunes del SNS'.

Por todo ello, los propios autores del informe, que fue desvelado por la Coordinadora Antiprivatización de la Sanidad Pública de Madrid, se decantan por establecer 'criterios más rigurosos' para acceder a estas prestaciones en vez de excluirlas de la financiación. De esta forma se podría garantizar 'que puedan disponer de ellas aquellospacientes en los que sean más necesarias y su eficacia esté mejor comprobada'.

La Comunidad «no avala ni respalda» la propuesta, según fuentes oficiales

El documento analiza 23 prestaciones y servicios incluidos en la cartera común, desgranando su coste en 2010 y las ventajas e inconvenientes de aplicar su exclusión, limitación o copago.

Así por ejemplo, aconseja excluir de la financiación o aplicar un copago sobre la vacuna del virus del papiloma humano, que supuso un coste de 5,9 millones el año pasado para las arcas madrileñas. 'Su exclusión no conllevaría impacto económico negativo sobre la población, ni produciría situaciones de inequidad', ya que es reciente, la población diana (niñas de 14 años) reducida y además hay 'controversia' sobre su eficacia.

En el caso de las comidas en el hospital (en las que se gastaron 39 millones de euros), el documento plantea el copago sólo en procesos concretos o de corta estancia, ya que esta medida sí tendría 'impacto social negativo', además de penalizar a la población de menos recursos. Las ligaduras de trompas y las vasectomías (8,1 millones de euros) también figuran, ya que su realización 'no responde a necesidades de salud, sino de control de natalidad' y suelen ser voluntarias. Algo similar ocurre con la reproducción asistida (7,8 millones), por su 'eficacia limitada' y porque es 'cuestionable' y el diagnóstico a través de tomografía por emisión de positrones (PET) (8 millones anuales).

Pero también se propone excluir los bastones y muletas, pese a ser ya objeto de copago y costar sólo 60.000 euros al año; las sillas de ruedas manuales (1,7 millones); las prestaciones bucodentales infantiles (un millón) o el cambio de sexo, que supone poco más de un millón.