Publicado: 18.06.2013 14:36 |Actualizado: 18.06.2013 14:36

El Ayuntamiento de Madrid derriba nueve chabolas más de El Gallinero

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El Ayuntamiento de Madrid ha derribado este martes nueve infraviviendas en el poblado chabolista de El Gallinero, junto a la Cañada Real Galiana, donde viven 72 familias de origen gitano rumano.

Fuentes municipales citadas por Europa Press, aseguran que existían órdenes de derribo para dos de estas viviendas y que, posteriormente, las excavadoras echaron abajo otras cinco construcciones no destinadas a viviendas y que estaban abandonadas. Sin embargo, varios voluntarios que trabajan con las familias del poblado elevan la cifra de derribos a nueve y aseguran que en todas las construcciones vivían familias.

Según ha explicado a Público Miguel Ángel Vázquez, voluntario de la parroquia San Carlos Borromeo de Vallecas, estas demoliciones han dejado en la calle a 34 personas, 20 de ellas niños. Patricia Fernández, abogada de algunas de estas familias, asegura que el consistorio tenía orden de derribo de dos viviendas -aunque ningún juzgado se lo había comunicado a las familias afectadas- y, en ningún caso, para demoler las otras viviendas.

Vázquez sostiene que el lunes fueron informados de que operarios del Ayuntamiento acudirían a las 9.00 horas para tirar un muro sobre el que Cáritas había elaborado un informe en el que advertía sobre el riesgo que suponía su mal estado, ya que éste se encuentra al lado del sanqui, un prefabricado donde menores que no van a la escuela acuden para realizar actividades.

Sin embargo, critica este voluntario, tanto los operarios como un amplio despliegue policial se presentaron en el poblado a las 7.30 horas y comenzaron a derribar el muro, a cambiar de sitio el sanqui y "aprovecharon la excavadora la tirar las nueve viviendas, en una muestra de lo poco que le importan a la Ana Botella (alcaldesa de Madrid) los Derechos Humanos".

"Esto es una muestra de lo poco que le importan a la Ana Botella los Derechos Humanos". Las familias han sido sacadas de la cama y "200 niños han sido despertados por policía uniformada, algo inaceptable en Democracia", critica la abogada de las familias. La mayoría de las rutas escolares hoy se han ido vacías y todos los niños estaban presentes cuando han comenzado los derribos. Según la letrada, tanto en esta ocasión como en la del pasado 25 de abril, cuando el consistorio madrileño derribó otras 10 chabolas, la Policía no permitió el acceso de los voluntarios al poblado. "Nos preocupan los derribos, pero especialmente la violencia que genera que un dispositivo policial te obligue a ver cómo derriban tu casa", sostiene.

El poblado chabolista de El Gallinero, aunque está muy cerca de la Cañada Real,  quedó fuera del plan de realojo planificado para el mismo. Las alternativas planteadas por el Ayuntamiento para sus pobladores dejan escasísimas oportunidades para la integración social de sus cerca de 700 habitantes que, en su mayoría, sobreviven de la mendicidad o la recogida de basura. La opción planteada por la alcaldesa es que, o bien acudan a los campamentos habilitados para este tipo de casos (donde sólo pueden permanecer un máximo de seis meses en los que deberían de encontrar otra vivienda); o bien que sean deportados a Rumanía.

"Nos preocupan los derribos, pero especialmente la violencia que genera que un dispositivo policial te obligue a ver cómo derriban tu casa" Según fuentes municipales, los moradores  que hoy han perdido su casa han rechazado las ayudas del Samur Social y de los recursos sociales para los habitantes de este lugar, informa Europa Press.

Es una práctica habitual del consistorio aprovechar una orden de derribo de una o dos chabolas para echar abajo unas cuantas más, critican los voluntarios. La salida que les queda a estos habitantes es "solicitar amparo judicial por violación de los derechos humanos y por los derechos del menor", asegura la abogada Patricia Fernández, quien asegura que también pondrán, una vez más, esta situación en conocimiento del Defensor del Pueblo.