Publicado: 18.11.2013 19:32 |Actualizado: 18.11.2013 19:32

Los barrenderos retiraron mil toneladas de basura durante el fin de semana

Los trabajadores de limpieza y jardinería vuelven al trabajo tras desconvocar la hulega que ha tenido a Madrid empantanda durante 13 días

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Han sido 13 días de huelga, casi mil euros de salario perdidos en menos de medio mes para muchos barrenderos y jardineros con el objetivo de mantener sus puestos de trabajo, y ahora que lo han conseguido, vuelven a coger las escobas para dejar Madrid al menos tan limpio como antes de la protesta. (ver fotogalería )

Madrid trata de recuperar la normalidad que se escondía bajo mil toneladas de basura. Essa es la cantidad de desperdicios que los trabajadores de Tragsa primero y los de las empresas concesionarias desde la madrugada del pasado domingo ha recogido desde el viernes.

Los propios trabajadores calculan que la ciudad no recuperará el aspecto previo al paro al menos hasta el próximo miércoles, explica el portavoz de UGT, Juan Carlos del Río. Este sindicato ha agradecido públicamente en un comunicado el "apoyo,  la comprensión, la colaboración y la paciencia", algo que les ha resutado crucial para solucionar el conflicto. Por ello, explican, "los empleados y empleadas van a trabajar lo más duro posible para que en el menor plazo la ciudad recupere su aspecto normal".

El próximo jueves empezarán a aplicarse de nuevo los indicadores de calidad empleados por la administración para calcular los pagos a las adjudicatarias, que durante los dos primeros meses deservicios ya han sido sancionadas con descuentos superiores al milllón de euros.

Mientras las principales calles de la capital apenas contienen basura, aún s pueden apreciar os estragos de la huelga en las calles aledañas, donde sigue habiendo montones de de cartones, plásticos, envases y fruta podrida.

Estado de una calle de Madrid este lunes. - JAIRO VARGAS

La empresa pública Tragsa, a la que el Ayuntamiento encargó el pasado viernes que asumiera los servicios mínimos, ha retirado mil toneladas de basura desde la madrugada del sábado al domingo, que serán depositadas en el centro de tratamiento de residuos del parque tecnológico de Valdemingómez, en el distrito de Vallecas

Según fuentes del Ayuntamiento de Madrid, la planta de Valdemingómez -que concentra todas las instalaciones de tratamiento de residuos urbanos de Madrid- tiene suficiente capacidad para gestionar este volumen adicional de basura a través del procedimiento habitual.

Las mismas fuentes señalan que el balance de daños al mobiliario urbano con motivo de la huelga se eleva a 596.666 euros y han resultado afectados 1.556 contenedores y papeleras.

Los sindicatos han anunciado además la desconvocatoria de la manifestación con la que mañana querían agradecer a los ciudadanos su "apoyo" durante la huelga, para "evitar" altercados por el "cabreo" que han generado entre el colectivo las declaraciones de la alcaldesa de Madrid, Ana Botella, el pasado domingo, cuando pidióm más límites al derecho de huelga para evitar e incumplimiento de los servicios mínimos y aseguró que la eliminación de los despidos ha llegado gracias a la reforma laboral del Gobierno.

En opinión del sindicato UGT, la alcaldesa es la primera responsable de la situación al implementar los recortes mediante el megacontrato integral de limpieza y consevación de espacios públicos. Según UGT, Botella "carece de la más mínima sensibilidad al despreciar el sufrimiento que están padeciendo los trabajadores y trabajadoras de Madrid que, con la reforma laboral, se han visto privados de sus empleos" y, añaden

"La Señora Ana Botella, antes de pedir una ley de huelga", afirma el comunicado, "debería pedir una ley para que los alcaldes de Madrid accedan a través del voto de los ciudadanos y no mediante el dedo de su predecesor", concluyen, después de recordar que "continúan con la lucha" por la readmisión de los más de 350 empleados que fueron despedidos antes de que comenzara el conflicto, al no ser subrogados el día después de la entrada en vigos del nuevo contrato.

"Esperamos conseguir judicialmente su readmisión ya que no ha sido posible hacerlo durante esta intensa y larga negociación",han explicado.

El portavoz del PSOE en el Ayuntamiento de Madrid, Jaime Lissavetzky, ha indicado que las declaraciones de Botella le han producido "un auténtico sonrojo" y ha apostillado que "no hay nada más contrario a la reforma laboral de Rajoy que la negociación colectiva".

Desde IU, Ángel Pérez ha considerado "curioso" que la misma alcaldesa "a la que le gusta desregular todo" se "atreva" a decir que "lo único que hay que regular es un derecho fundamental de los trabajadores", tras lo cual ha calificado a Botella de "liberal de pacotilla".

Se pone así fin a 13 días de conflicto. No se producirán despidos ni rebajas salariales en el nuevo convenio colectivo que aún se tiene que firmar, aunque los trabajadores dejarán de cobrar y trabajar 45 días cada año durante los próximios cuatro años debido al un expediente de regulación tenmporal de empleo (ERTE), lo que supone en la práctica una reducción salarial de cerca del 20%, además de una congelación de los sueldos hasta 2017.