Publicado: 09.07.2015 10:41 |Actualizado: 09.07.2015 19:48

Carmena revela que el número de niños en riesgo de malnutrición es 10 veces mayor que el que daba Botella

La alcaldesa promete un plan de limpieza a fondo de Madrid a ejecutar en tres meses, y desmiente que vaya a alojar a desahuciados en hoteles de tres y cuatro estrellas.

Publicidad
Media: 5
Votos: 8
Comentarios:
Manuela Carmena, alcaldesa de Madrid.- EUROPA PRESS.

Manuela Carmena, alcaldesa de Madrid.- EUROPA PRESS.

MADRID.- Manuela Carmena entró en el Ayuntamiento de la capital prometiendo hacer de la lucha contra la malnutrición y los desahucios su bandera, y hoy denuncia que el Consistorio ni siquiera cuenta con datos reales sobe el número de niños afectados por esta situación, como tampoco se conoce la cifra de víctimas de ejecuciones hipotecarias en la ciudad.




Los datos provisionales que dejó la anterior regidora, Ana Botella, cifran en 2.700 el número de niños en riesgo de malnutrición, por lo que la nueva alcaldesa ha ordenado repartir más de 110.000 raciones de comida a lo largo de los tres meses de verano, con lo que también podrían alimentar a otros menores que lleguen “por vía indirecta”, a través de los albergues del Ayuntamiento.

Pero además, la líder de Ahora Madrid echa mano de la Tasa ARROPE muy utilizada en otros países de la UE, y que recoge el número de menores que no comen carne, pollo y pescado cada dos días, para situar en 25.563 el número de niños en riesgo de malnutrición, casi diez veces más de los que recogía el registro del Consistorio que heredó del Partido Popular.

Desmiente el alojamiento en hoteles

Por otro lado, la alcaldesa de Madrid desmentía este jueves que el Ayuntamiento vaya a dar alojamiento en hoteles de tres y cuatro estrellas a víctimas de desahucios como publica el diario El Mundo, y aseguraba que en su lugar recurrirán al parque público de vivienda para realojarlos, tal y como recoge su programa.

“No sé quién se ha inventado eso”, respondía Carmena, insistiendo en que el derecho a la vivienda es “algo fundamental" y que quiere “dejar en Ayuntamiento para siempre”. “Tenemos demasiados recursos, no se puede dejar que nadie se quede en la calle”, apostillaba.

Así se explicaba la alcaldesa de Madrid este jueves en un desayuno informativo organizado por Nueva Economía Fórum en el Hotel Ritz de Madrid, exactamente un mes y un día después de ser investida como regidora de la capital.

Al evento han acudido la presidenta de la Comunidad de Madrid, Cristina Cifuentes, el alcalde de Valencia, Joan Ribó, los portavoces de PSOE y Podemos en la Asamblea de la capital, Ángel Gabilondo y José Manuel López, y los máximos dirigentes de la oposición en el Consistorio, Esperanza Aguirre (PP), Antonio Miguel Carmona (PSM) y Begoña Villacís (Ciudadanos), además de varios miembros destacados de la nueva Corporación municipal.

Acuerdo con los empresarios y plan de limpieza

El encuentro de este jueves debía versar sobre las smart cities, pero Carmena apenas ha mencionado este concepto para centrarse en sus planes para la ciudad. Ya se ha reunido con las seis grandes concesionarias de los servicios de limpieza para orquestar un lavado de cara de la capital en un plazo de tres meses que espera no suponga un incremento en las partidas destinadas a este gasto, pero del que no aporta muchos más detalles
.
También ha llegado a un acuerdo con la Confederación de Empresarios de Madrid (CEIM) para crear cuatro grupos de trabajo: sobre formación dual en pymes, otro para agilizar la concesión de licencias, un tercer grupo “facilitador del comercio” –con funcionarios que recorran las calles e interaccionen con las empresas- y un cuarto relacionado con la construcción, y que englobaría la rehabilitación de viviendas que abanderaba en su programa electoral para el pasado 24 de mayo.

Sobre los grandes proyectos urbanísticos que ha criticado en anteriores ocasiones, como la Operación Campamento, Carmena niega que estén paralizados y defiende que “esos temas hay que estudiarlos, porque son proyectos de mucha transcendencia”. Pide calma a los inversores y apunta que quizás desde el Consistorio puedan buscar proyectos con “características mejores”. “Cuando se piensa tres veces sobre algo se consigue algo mejor”, apostillaba.

Niega también que vaya a aplicar una moratoria sobre el turismo -“estoy intentando relanzarlo”- y anticipa que impulsará esta actividad en zonas y monumentos de Madrid que hoy resultan menos conocidas para el público general, más allá de los museos más concurridos. “Queremos hacer una ciudad entera de museo”, explica.

La alcaldesa de Madrid aseguraba además que el cambio de nombre de varias calles de la capital con denominaciones franquistas decretado por el Consistorio obedece a la aplicación de la Ley de Memoria Histórica, y negaba que vaya a modificar el nombre de otras vías si no se cumple esa vulneración.

Reunión con los alcaldes de Valencia y Zaragoza

Carmena ha despejado las preguntas sobre la decisión de la Fiscalía de recurrir el archivo de la denuncia por los tuits del Concejal Guillermo Zapata –“las actuaciones judiciales siempre las respeto”- y ha rechazado pronunciarse sobre las primarias de Podemos para designar su lista para las elecciones generales, como tampoco ha querido opinar si una candidatura de unidad popular sería lo más apropiado para estos comicios.

De hecho, tras cerca de hora y media de comparecencia la alcaldesa de la capital abandonaba el hotel madrileño acompañada por sus homólogos en Valencia y Zaragoza, Joan Ribó y Pedro Santisteve, para poner rumbo al Consistorio, donde mantendrá un encuentro “informal” con ambos alcaldes, cabezas visibles de dos candidaturas de unidad popular.

Ante el gran revuelo mediático causado por su presencia, rodeada de cámaras y micrófonos, Carmena reconocía estar “preocupada” por estar incurriendo en un “exceso de personalismo” que no le gusta. “Me parece que estoy en todas partes y me agobia un poco”. “Quizás debo restringir un poco esas intervenciones mías, quizás debo agruparlas, que sean más fructíferas y menos inconsistentes”, zanjaba.