Público
Público

Magistrados y feministas apoyan la sanción al juez de Murcia

Martín Ferradal tendrá que pagar 3.000 euros por vejar a sus compañeras y a los ciudadanos

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

'Justa y razonable'. Así califican las asociaciones de magistrados la sanción que el Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) ha impuesto al juez único del Registro Civil de Murcia, Antonio Martín Ferradal, por haber tratado de manera vejatoria a sus compañeras de trabajo y a los ciudadanos que acudían a realizar gestiones. El magistrado tendrá que pagar una multa de 3.000 euros por una falta grave de la Ley Orgánica del Poder Judicial: exceso o abuso de autoridad o falta de consideración con los ciudadanos.

Según la resolución judicial publicada por CCOO, uno de los sindicatos denunciantes, Martín Ferradal calificaba como 'putas' a las mujeres que tenían hijos fuera del matrimonio, 'maricones' a las parejas gays que pretendían casarse o 'gentuza' a los inmigrantes que solicitaban la nacionalidad. Además, a las funcionarias del Registro las acusaba de pasarse 'las mañanas sin hacer nada, con el papo puesto en la silla' o las tachaba de 'ignorantes' y 'subnormales'.

Jueces para la Democracia: 'El sistema de control judicial funciona'

'Desconozco el contenido concreto del expediente, pero si es así, no es admisible el trato vejatorio del magistrado', opinó ayer el portavoz de Jueces para la Democracia (JpD), José Luis Ramírez. 'Es una sanción proporcionada y razonable que pone de relieve que el sistema de control judicial funciona', añadió.

Su homólogo en la Asociación Francisco de Vitoria, José Luis Rodríguez Armengol, también cree que 'hay que respetar las actuaciones del CGPJ'. 'Los hechos parecen incuestionables y la sanción está dentro de los parámetros reglamentarios establecidos para estos casos', explicó. 'Un juez debe tener el máximo respeto por todas las personas que trabajan en un juzgado', concluyó.

En la misma línea se pronunció ayer la presidenta de la Asociación de Mujeres Juristas Themis, Ángela Cerrillos. 'Los jueces deben tener un tratamiento exquisito con los ciudadanos y con los trabajadores', sentenció. 'Y si no cumplen con eso, normal que los sancionen', opinó.

Una experta: 'Es lamentable que un juez tenga todos esos prejuicios'

Otra experta feminista, en cambio, considera 'leve' la multa impuesta a Martín Ferradal. 'Un juez no es cualquier ciudadano; tiene la responsabilidad de aplicar las leyes de no discriminación por razón de sexo, raza, orientación sexual...', argumentó la presidenta de la Federación de Mujeres Progresistas, Yolanda Besteiro. 'Es lamentable que quien está encargado de salvaguardar los derechos de todos y todas tenga esos prejuicios', agregó.

También otras asociaciones, como el propio sindicato denunciante, consideraron la sanción como 'light'. 'El expediente bien podría haberse incoado por la comisión de una falta muy grave', apuntaron desde CCOO. La Confederación Española de Asociaciones de Lesbianas, Gays, Bisexuales y Transexuales (Colega), además, pidió al CGPJ que cambie de destino a Ferradal.

Una mujer de 55 años, segunda víctima mortal de la violencia machista

Por otro lado, los Mossos d'Esquadra investigan desde ayer la muerte de una mujer española, de 55 años, que fue localizada sin vida a mediodía en su casa de L'Ametlla de Merola, en el término municipal de Puig-reig, en la comarca del Berguedà (Barcelona).

Aunque por parte de los Mossos no han trascendido más detalles, todo apunta a que podría tratarse de un crimen de violencia de género. Si se confirman las sospechas, se convertiría en la segunda víctima mortal de la violencia machista en lo que va de año.

Según ha podido saber este diario, fue el hermano de la víctima quien encontró el cuerpo después de dirigirse al domicilio, una casa aislada conocida como Cal Puntes, para hablar con su hermana. Cuando llegó, el marido de ella le encerró en la casa y aprovechó el momento para escaparse. La víctima habría sido encontrada con varias contusiones producidas por algún objeto contundente, como un palo. Dentro de la casa no se habrían encontrado armas de fuego, según testigos cercanos a los hechos.

El alcalde de Puig-reig, Antonio Clemente, explicó ayer que la Policía hizo varias redadas por la zona para intentar encontrar al marido de la víctima, presunto autor de los hechos. Al cierre de esta edición, sin embargo, los Mossos d'Esquadra todavía no lo habían podido localizar. Todo hace pensar que el presunto agresor habría huido a pie o ayudado por una tercera persona, ya que dejó su coche aparcado delante de la casa.