Público
Público

Mainar dio hasta 30 detalles que sólo podía conocer el asesino

El fiscal dice que la autoinculpación de Santiago Mainar le condena por estar contrastada

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

En el último día del juicio a Santiago Mainar por el asesinato del alcalde de Fago, el fiscal  jefe de la Audiencia Provincial de Huesca, Felipe Zazurca, afirmó esta mañana que la declaración autoinculpatoria que realizó el ganadero y agente forestal Santiago Mainar en febrero de 2007, cuando fue arrestado por agentes de la Unidad Central Operativa (UCO) de la Guardia Civil como presunto autor del asesinato del alcalde de Fago Miguel Grima, sirve para condenarle por los delitos de asesinato y tenencia ilícita de armas.

El fiscal basa su afirmación en una estadística: en esa primera declaración autoinculpatoria, Mainar dio hasta 30 detalles que sólo podría conocer quien estuviera presente en los hechos.

Zazurca precisó que la Guardia Civil ha aportado otras pruebas obtenidas de forma independiente y con criterios científicos que permiten corroborar los datos que Mainar ofreció en su confesión y que le sitúan en la emboscada mortal.

Según Zazurca, Mainar no se autoinculpó para 'inmolarse' en beneficio del resto de vecinos de Fago, sino que vino motivada por la 'profunda, seria y profesional' investigación policial realizada por la Unidad Central Operativa (UCO) de la Guardia Civil, que condujo la situación hasta encontrar al culpable. El fiscal jefe opinó que el imputado se retractó después, cuando horas después de ser detenido compareció ante el Juzgado de Instrucción número 2 de Jaca (Huesca), por el 'consejo' que le dio el que fue su primer abogado particular, Javier Notivoli.

El fiscal jefe añadió que 'la Policía Judicial cumplió su deber' y resaltó que, en sucesivas declaraciones, Santiago Mainar fue cambiando su testimonio, lo que resta 'veracidad' a los intentos de Mainar de exculparse del crimen.

Felipe Zazurca remarcó que la autoinculpación de Mainar es prueba suficiente para condenarle, 'pero no es la única'. Zazurca se remitió a la doctrina jurídica para señalar que la confesión autoinculpatoria 'merece credibilidad' porque 'lo que allí se decía era verdad' y, además, no hay contradicciones con los hechos que realmente sucedieron. Además, la declaración fue obtenida por la Benemérita con arreglo a la legislación vigente.

El fiscal jefe se remitió a la jurisprudencia del Tribunal Constitucional (TC) para defender la legalidad de la confesión autoinculpatoria obtenida por la UCO y proclamó que esa confesión 'puede ser condenatoria'. Otra cosa es que la sola declaración ante un cuerpo policial sea prueba condenatoria, motivo por el que la autoinculpación de Mainar ha sido sometida, durante la vista oral, a la contrastación con el testimonio de los guardias civiles que obtuvieron esa y otras pruebas.

En el caso de que el acusado se autoinculpe primero y se retracte después, en sede judicial, el Tribunal Supremo (TS) entiende que la confesión puede ser válida si se aportan otras pruebas que la ratifiquen de forma independiente y los agentes que hayan obtenido la confesión relante en sede judicial cómo la consiguieron.

Felipe Zazurca dijo que Mainar se autoinculpó asistido por una abogada de oficio, que fue convocada conforme a la legislación vigente. A esto añadió que 'la declaración fue libremente prestada por el acusado' y matizó que la Benemérita le hizo preguntas 'abiertas', es decir, que no indujo las respuestas y Mainar aportó libremente los datos que le sitúan en el lugar de los hechos.

El representante del ministerio público aprovechó para criticar al abogado defensor, Marcos García Montes, de quien lamentó su interés 'furtivo' por encontrar tachas, lo que comparó con el personaje de la literatura infantil francesa 'Tartarín de Tarascón', novelado por Alphonse Daudet en el siglo XIX. Tartarín de Tarascón 'cazaba leones en el pasillo de su casa'.

El fiscal jefe aludió a la justificación de Mainar respecto de su autoinculpación, quien en la vista oral afirmó que se confesó culpable tras alcanzar un pacto con la Guardia Civil para que los agentes no molestaran a los restantes vecinos del pueblo, lo cual es 'inverosímil' y 'carece de toda credibilidad', dijo. También restó todo valor a la acusación vertida por Mainar contra la Beneméita, que según el acusado habría introducido barbitúricos (drogas) en el agua que se le sirvió a Mainar en la sede judicial de Jaca.

Según el Ministerio Fiscal 'es imposible' que una persona inocente pueda ir elaborando 'sobre la marcha' una autoinculpación falsa, ante la Guardia Civil, 'con todos sus detalles, con todas sus precisiones', y que además coincida minuciosamente con la realidad de los hechos. Los datos que Mainar aportó en el momento de la detención coinciden con los datos que aportó la UCO de forma indepediente, recalcó en todo momento Zazurca.

El fiscal jefe consideró 'coherente' la declaración autoinculpatoria de Mainar con los hechos que sucedieron relamente y están acreditados, como la escasa distancia física entre el asesino y la víctima, la rotura de cristales, dato este que Zazurca consideró muy 'importnte', entre otros motivos porque Mainar dijo a la Guardia Civil que el cristal del coche de Grima se rompió por efecto del disparo de escopeta que acabó con la vida de Mainar, que es lo que ocurrió realmente, al contrario de las diversas hipótesis reflejadas en la Prensa en aquellos días de 2007, finalmente desechadas.