Público
Público

Malestar en comarcas catalanas por el sobrevuelo de cazas del Ejército del Aire

Defensa señala que son vuelos programados de instrucción y que no se rebasaron los límites de proximidad a tierra

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El vuelo de dos aviones cazabombarderos F-18 sobre comarcas del norte de Catalunya en los últimos días ha causado malestar en sectores de la población de ese territorio, que se han quejado de la baja altura a la que pasaron y del ruido ensordecedor provocado.

Fuentes del Ministerio de Defensa consultadas por Público señalaron que se trata de vuelos de instrucción que son habituales y que estaban programados desde hace tiempo, y que en ningún caso se sobrepasaron los límites establecidos de distancia al terreno.

Las maniobras, que pudieron observarse los pasados viernes y lunes, responden a un plan de instrucción de pilotos para el vuelo a baja altura, según informó la agencia de noticias catalana ACN, que añadió que han participado dos F-18 que pertenecen al Ala 15 con base en Zaragoza. Los dos aviones hicieron pases a una altura mínima de 300 metros sobre el nivel del suelo y mantuvieron una distancia mínima de dos kilómetros de los cascos urbanos.

Según el Ejército del Aire, responden a un plan de instrucción que se redactó 'hace años'.

Los vuelos militares han provocado una reacción adversa en las redes sociales por parte de los vecinos de municipios de las comarcas del Pallars Sobirà, Ripollès, Berguedà y la Cerdanyam, que vierin como los aviones sobrevolaban el territorio a poca altura.

El alcalde de Campdevànol, Joan Manso, afirmó que encuentra 'indignante que los cazabombarderos del ejército' hayan sobrevolado el municipio a baja altura. El presidente de Ripollès por la Independencia, Jofre Domènech, también ha querido denunciar que un avión militar ha sobrevolado Ripoll 'a muy poca altura'.

Según el Ejército del Aire son simples 'vuelos de instrucción' que a una altura mínima de 300 metros del nivel del suelo y que 'se suelen hacer' en zonas 'con poca densidad de población' para reducir tanto como sea posible las molestias que pueden ocasionar.

En este caso, apuntan, la distancia mínima que se mantuvo con los núcleos urbanos fue de dos kilómetros. Según afirman, son maniobras que forman parte del proceso de entrenamiento de los pilotos nuevos que llegan a la base. En caso de conflicto real, añaden, estos aviones 'volarían a una cota mucho más baja'.

El Ejército del Aire los desvincula totalmente de cualquier tema de actualidad, en contra de lo señalado en algún twitter que relacionaba el hecho con el reciente repunte del independentismo en Cataluña. Las maniobras no tienen 'nada que ver' con ningún acontecimiento político, sino que responden a un plan de instrucción redactado 'hace años' para el entrenamiento de los pilotos, dijeron las mismas fuentes militares.

'Siempre hay gente dispuesta a ver polémica donde no hay', afirman. Según estas fuentes, el hecho de que hayan causado más molestias sobre la población puede deberse a 'causas meteorológicas' que han hecho que el ruido de los aparatos se sintiera con mayor intensidad.