Público
Público

Malestar con Javier Arenas en el PP del litoral andaluz

Las zonas costeras esperan más autocrítica tras el nuevo fracaso electoral en Sevilla

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La escasa autocrítica de Javier Arenas, presidente del PP andaluz, por los resultados de su formación en las zonas interiores, especialmente en Sevilla, resulta “insuficiente” y causa “malestar” entre responsables del partido en las provincias donde ha cosechado mejores resultados: Almería, Málaga y Granada. “En las Ejecutivas de Málaga y Granada se habló del desastre de Sevilla con palabras gruesas. Hay que apostar por la renovación”, señalan a Público fuentes del PP andaluz críticas con Arenas. Su liderazgo está, pese a este malestar, poco cuestionado, y sólo una alternativa a Mariano Rajoy en Madrid podría abrir alguna fisura en bloque del PP-A, según estas fuentes.

Este sábado se celebró la primera Junta Directiva Provincial del PP de Sevilla. Arenas reconoció que los resultados no han sido óptimos para los conservadores, que obtienen cuatro escaños en el Congreso frente a ocho del PSOE y seis parlamentarios autonómicos frente a 11 de los socialistas. Pero lanzó un mensaje en clave interna. “Históricamente, socialmente, políticamente y económicamente, no es lo mismo una provincia que otra”, dijo el presidente regional del PP.

Las fuentes consultadas por Público afirman que todo ello no explica el fracaso en Sevilla, del que culpan a Arenas pese a que éste se presentó por Almería. “En Málaga se decía lo mismo, que era imposible”, afirman. También critican que Juan Ignacio Zoido, portavoz municipal del PP en Sevilla, sea ahora parlamentario. “Hay que tomarse Sevilla como una absoluta prioridad, y estas cosas restan”, defienden.

El caso de Esperanza Oña
Málaga ha sido la provincia desde la que han llegado más mensajes con doble intención tras la noche electoral. La actitud de calculada ambigüedad con respecto al líder regional que ha mantenido tras el 9-M Esperanza Oña, alcaldesa de Fuengirola que será portavoz del Grupo Popular, ha dado tanto que hablar que ella ha tenido que desmentir que pretenda desbancar a Arenas, quien apoya a Mariano Rajoy. Fue Oña quien, el mismo 10-M, sobresaltó al partido al decir que los resultados en Málaga debían llamar a la “reflexión” en otras provincias.

Pero esa reflexión no llega. El PSOE tiene mayoría absoluta y el PP, pese a su avance en la costa, no presenta aún opciones creíbles de gobernar en Andalucía, donde, desaparecido el andalucismo, carece de socios potenciales. Pero Arenas lo ve de otro modo. “Si en las próximas autonómicas ganamos un escaño en cada provincia”, dijo este sábado, “conseguiremos la mayoría absoluta”.