Público
Público

Un manifiesto contra la pérdida de derechos

CCOO y UGT critican que el Gobierno sacrifique los servicios públicos

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

'Injusta con los trabajadores, ineficaz para la economía, inútil para el empleo'. Con ese lema, los sindicatos convocaron ayer las movilizaciones y encabezaron su manifiesto contra la reforma laboral. Al final de la manifestación de Madrid, las secretarias de Juventud de CCOO y UGT, Cristina Bermejo y Silvia Sazatornil, respectivamente, leyeron el texto. En él, las centrales subrayan que la norma no servirá para crear empleo y, por el contrario, coloca el mercado de trabajo 'al servicio de los empresarios y desregula las relaciones laborales'.

'Las políticas de bienestar social y las propuestas relacionadas con los servicios públicos han sido elementos esenciales en el proceso de construcción europea, y ahora se han convertido en un escenario de confrontación ideológica entre quienes defendemos la importancia del papel del Estado y quienes reducen su papel a la mínima expresión y reclaman más mercado', se denuncia en el manifiesto. Además, se afirma que el Gobierno está dispuesto a sacrificar los servicios públicos 'en aras del sacrosanto cumplimiento del déficit'.

El texto enuncia algunas de las medidas que explican el rechazo sindical, como el despido más fácil y barato, el nuevo contrato 'con despido libre y gratuito' o la ampliación de las prerrogativas del empresario para no aplicar el convenio. Critica también 'los lugares comunes' sobre el mercado laboral y su rigidez como origen de la destrucción de empleo. 'La misma rigidez que hace tan sólo unos años permitió crear millones de empleos', reza el texto, que, por el contrario, pone el foco en el tejido productivo, la escasa inversión privada en I+D o una cultura empresarial 'obsesionada por el beneficio rápido'.

El manifiesto incluye un significativo llamamiento, no sólo a los trabajadores y a la sociedad en general, sino también a 'sus organizaciones más dinámicas y representativas' para articular una respuesta 'laboral y ciudadana' a la reforma del mercado de trabajo.