Publicado: 13.03.2014 16:24 |Actualizado: 13.03.2014 16:24

Manjón revela que Aznar no quiso ir al funeral por las víctimas del 11-M

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

La presidenta de la Asociación 11-M Afectados por el Terrorismo, Pilar Manjón, no cree que fuera un error que los expresidentes del Gobierno no fueran invitados a la misa funeral por el décimo aniversario del atentado, sino que José María Aznar no quería asistir y no se invitó al resto para no hacerle quedar mal.

En declaraciones a Cuatro, Manjón ha apuntado que "Aznar debió de poner alguna dificultad de compartir espacio con las víctimas", y más concretamente, con ella. Preguntada entonces si cree que los demás expresidentes no recibieron las invitaciones para así evitar que Aznar quedase mal al no asistir, ha contestado: "Efectivamente esa es mi opinión, contrastada con otros expresidentes".

De hecho, ha asegurado que "el acuerdo" entre las diversas asociaciones de víctimas "fue que se invitaba a todas y cada una de las instituciones del Estado". "Las invitaciones salieron a todas las instituciones del Estado puesto que se daba como funeral de Estado, y como parte de estas instituciones lo son los expresidentes", ha puntualizado.

Después de que la mujer de Aznar, Ana Botella, haya afirmado que la ceremonia no era un funeral de Estado, Manjón ha replicado que las cartas a las víctimas sí incluían específicamente esas palabras. Botella también ha dicho que su marido siempre ha estado con las víctimas, pero Manjón ha respondido: "Conmigo no, yo no le he visto nunca".

La alcaldesa de Madrid ha afirmado respecto al funeral del pasado 11 de marzo que "lo importante en este aniversario tan triste eran las víctimas, el homenaje a las víctimas, el acompañarles, el recuerdo y la memoria".

Por otro lado, cree que no fue "oportuno" el mensaje del arzobispo de Madrid, Antonio María Rouco Varela, durante la misa por las víctimas, en la que atribuyó el atentado a personas "dispuestas a matar inocentes a fin de conseguir oscuros objetivos de poder".

A su juicio, no fueron palabras adecuadas ante personas de otras confesiones y de víctimas que llevan "años soportando" insinuaciones, así que las ha atribuido a que "era su despedida y quería dejar el listón bien alto".

Manjón ha defendido su decisión de acudir a la misa homenaje, a pesar de que ella hubiese preferido un acto laico, precisamente por la unidad de las víctimas. De hecho, ha asegurado que esa unidad fue real y no "cosmética", por mucho que mantengan sus posiciones ideológicas.

"No nos hicieron uniformes al hacernos víctimas", ha dicho, añadiendo que a la catedral de la Almudena "no fue Pilar Manjón, sino la presidenta de la asociación acompañando a las 44 víctimas de la asociación que acudieron".

Manjón ha asegurado además que a estas alturas no quiere que nadie del Gobierno se disculpe con ella por haber dado alas en el pasado a la teoría de ETA estuvo implicada, aunque ha lamentado que no se haya "hecho justicia", por ejemplo, con el entonces comisario de Vallecas, Rodolfo Ruiz.

Sobre las palabras de la secretaria general del PP, María Dolores de Cospedal, afirmando que "cualquier luz" adicional que se pueda arrojar sobre el atentado será "bienvenida", ha ironizado con que "el atentado ya está en diferido".

Y ha remarcado que, con tanto que se ha escrito sobre el atentado, seguir manteniendo esa posición "es seguir queriendo hacer daño". "Ojalá hubiera sido ETA. Mi hijo estaría igual de muerto, los demás asesinados también, pero la sociedad no habría pasado por esta fractura", ha llegado a decir la presidenta de la asociación mayoritaria.

La presidenta de la asociación mayoritaria del víctimas del 11-M ha asegurado además que ha tocado "todos los palos" que ha podido para intentar que uno de los condenados, Rafa Zouhier, sea expulsado a Marruecos cuando salga de prisión el próximo domingo.

Zouhier ha cumplido 10 años de condena como intermediario para que los autores consiguieran los explosivos. Según Manjón, a ella le parecen bien los "hechos probados de la sentencia" pero cree que "las penas se quedaron bastante cortas", así que "sale muy barato matar en España".