Público
Público

Se mantiene la huelga de limpieza en Sevilla tras diez días acumulando basura

El Ayuntamiento de Sevilla considera que el sindicato de los trabajadores de limpieza  ha quedado "desautorizado" y prepara los trámites para que  empresa externa se encargue de recoger la basura

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

La asamblea de trabajadores de la sociedad Limpieza Pública y Protección Ambiental, Lipasam, no ha respaldado la propuesta de acuerdo  del Gobierno municipal de Sevilla para resolver la huelga indefinida de limpieza urbana de la capital andaluza.

La asamblea, según ha informado a Europa Press Fernando Castilla, miembro del comité de empresa, no ha aceptado que la reducción del cinco por ciento en el gasto de personal acordada en abril de 2012 suponga una bajada del 3,6% en el salario de los trabajadores.

Por su parte, El concejal de Urbanismo y Medio Ambiente del Ayuntamiento de Sevilla, Maximiliano Vílchez (PP), considera que el comité de empresa de los trabajadores de limpieza de Sevilla ha quedado 'desautorizado' y ha manifestado su 'sorpresa' ante la decisión de la asamblea de trabajadores de la sociedad municipal Limpieza Pública y Protección Ambiental (Lipasam), de rechazar la propuesta consensuada entre la directiva, el Gobierno local y el propio comité de empresa para reducir un cinco por ciento el gasto de personal y aplicar la ampliación de la jornada laboral.

En el décimo día de huelga indefinida que vive la limpieza urbana de Sevilla, Vílchez ha anunciado el comienzo de los trámites necesarios para que una empresa externa se encargue de recoger las miles de toneladas de basura que invaden la ciudad.

La huelga comenzó la noche del pasado domingo 27 de enero, hace ya diez días, y ha generado la acumulación de 6.000 toneladas de basura y residuos en las calles de Sevilla. 

A partir del lunes, ambas parten emprendieron una negociación que se ha traducido ya en tres reuniones, la última de ella finalizada a las 10,00 horas de este mismo miércoles. Esta reunión había despertado grandes expectativas, pues el comité de empresa había convocado una asamblea de trabajadores a celebrar inmediatamente después de este encuentro, lo que inducía a pensar que el acuerdo estaba cerca.