Público
Público

Manuel Chaves: "En el PP ven el Estado autonómico como un problema"

El vicepresidente tercero y ministro de Política Territorial considera que los nuevos procesos estatutarios han fortalecido la España plural

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Cómo se las arregla para que la derecha esté tan empeñada en suprimir la vicepresidencia y el ministerio que usted dirige?

Toda la polémica desarrollada con la vicepresidencia obedece a una razón y eso se ha visto claramente en las iniciativas presentadas por diputados andaluces del PP, que no iban tanto contra la vicepresidencia misma como contra quien la ocupa. Y todo eso se ha estado haciendo, en mi opinión, con una intencionalidad en clave andaluza muy clara, tratando por todos los medios de descalificar a la persona para así oscurecer su periodo como presidente de la Junta de Andalucía.

Para unos, la España plural existe poco y para otros existe demasiado, ¿en qué grupo se situaría usted?

En realidad, si partimos de la Constitución de 1978 y vemos el desarrollo de la España de las autonomías, constatamos que hemos tenido uno de los procesos de descentralización más fuertes que se hayan producido en la Unión Europea y probablemente en el resto del mundo. Ha sido una de nuestras grandes conquistas. Lo que hoy es España en cuanto a modernización, avances de todo tipo e integración europea no se puede entender sin el Estado de las automías.

¿Cuál es su diagnóstico de los principales males de la España autonómica?

Si hacemos balance, es positivo. Pero un Estado autonómico es un Estado complejo y, por tanto, no es perfecto, tiene disfunciones. Pero estas serían muchas más en un Estado centralista. ¿Cuál es el reto ahora? Pues madurar mucho más y perfeccionar los instrumentos de coordinación. Se producen solapamientos, contradicciones entre unas comunidades y otras, pero la colaboración y coordinación puede eliminar disfunciones que a veces pueden sufrir los ciudadanos cuando se desplazan de unas comunidades a otras.

'Hemos apoyado el Estatut tal y como entró en el Constitucional' 

¿No se creó la Conferencia de Presidentes Autonómicos precisamente para hacer todo eso que usted echa de menos?

La conferencia es un órgano imprescindible hasta que el Senado no sea reformado para convertirse en una auténtica cámara de representación territorial. No era de recibo que en Estado autonómico los presidentes no se pudieran reunir con el presidente del Gobierno. ¿Que hay disfunciones en esa institución? Sí. ¿Cuál es la principal barrera? Que los presidentes acudan no en representación de su comunidad, sino de su partido. No tiene lógica que acaben dividiéndose en dos bloques, uno del PSOE y otro del PP.

¿La nueva oleada de estatutos autonómicos ha fortalecido la España plural o ha irritado a la España más centralista?

Bueno, el Estado de las autonomías en sí, desde el primer momento, irritó a aquellos que añoran el Estado centralista. He oído en la derecha a algunos dirigentes que dicen que habría que derogar el Título VIII de la Constitución y hacerlo además con carácter retroactivo, lo cual me parece que es una auténtica barbaridad. Los nuevos estatutos han mejorado el propio Estado de las autonomías y ahora hay que consolidar y estabilizar ese nuevo marco con la Constitución como base.

¿Tiene este Estado autonómico como asignatura pendiente que haya todavía tanta gente que no acepta de buen grado la pluralidad de lenguas o de sentimientos de pertenencia?

Cuarenta años de franquismo dejaron su huella, pero ese no es el principal problema. El problema es lo que hace el PP cuando utiliza el anticatalanismo y, por tanto, el rechazo a la utilización de las lenguas oficiales para alcanzar votos fuera de Catalunya o del País Vasco, y eso lo vemos todos los días.

¿Por ejemplo?

Por ejemplo en el último debate de la Comisión General de las Comunidades Autónomas, en el Senado: allí se trató de ridiculizar que yo me pusiera el pinganillo para escuchar la traducción de las palabras del presidente de la Generalitat de Catalunya, y hubo un cierto racismo en esa actitud.

¿A qué se refiere exactamente?

Se ridiculiza que yo me ponga el pinganillo para escuchar la traducción del president de la Generalitat, José Montilla, porque nació en Andalucía, y se olvida que es el presidente de los catalanes y tiene todo el derecho a hablar en catalán. Y, sin embargo, nadie dijo nada cuando hice lo mismo para escuchar mediante traducción a la presidenta del PP catalán, que sí nació en Catalunya.

¿Considera que la derecha española es desleal al Estado de las autonomías?

Es que parte de esa derecha y muchos dirigentes del PP consideran que el Estado autonómico es un Estado problema, y por eso empiezan a trasladar a la opinión pública que es un Estado ineficiente y poco transparente, sobre el que hay que llevar a cabo procesos de devolución de competencias. Es un error manifiesto. La España de hoy no se entiende sin autonomías, que además han gestionado con eficacia, acercando la política a los ciudadanos. Y con mejores resultados que con un Estado centralista.

¿No son muy reacias las autonomías a utilizar su capacidad de presión fiscal para no disgustar a sus ciudadanos?

Es cierto que algunas autonomías han preferido u optado, a veces de forma irresponsable, por disminuir impuestos en su tramo autonómico, pensando que luego lo fácil es pedir más dinero al Estado y que él suba los impuestos. Ciertamente, esto ha pasado en comunidades gobernadas por el PP.

¿Pero no les cuesta demasiado subir sus propios impuestos?

Bueno, algunas lo están haciendo ahora con la crisis económica, y es que el déficit aprieta a todos.

Vista la crudeza de la crisis y la necesidad de recortes, ¿impulsaría hoy el modelo de financiación autonómica que apoyó hace un año?

Yo siempre digo que los gobiernos no improvisan, quien improvisa es la crisis, que evoluciona y presenta facetas y flancos imprevistos. Cuando se articuló el sistema de financiación la situación no era la misma que hoy. Si en junio de este año se planteara negociar un nuevo sistema, las actitudes de unos y otros serían distintas, desde luego.

¿Habrá sentencia del Estatut de Catalunya antes de las vacaciones?

Me remito a declaraciones de la presidenta del Tribunal Constitucional, María Emilia Casas, que dijo que la habría.

¿Si no la hay, habrá que renovar ya el tribunal?

Yo me comprometí a que se reactivara la comisión del Senado para la renovación del TC, pero el PP ha frenado completamente esa iniciativa.

A la vista del bloqueo del Estatut, ¿diría que algo se ha hecho mal en todo el proceso?

Depende de lo que se entienda por hacer mal. Si hay un partido que bloquea la renovación del tribunal, entonces sí se ha hecho algo mal, porque el PP no ha respetado las reglas de juego.

En el PSC hay quien reprocha al PSOE que su defensa del Estatut ha sido demasiado tibia.

No lo puedo compartir. El texto salió adelante con apoyo del PSOE en el Congreso. Consideramos que es constitucional y no hemos tenido una posición tibia, sino activa en defensa del Estatut. Lo que sí hemos hecho es defender la legitimidad del Constitucional, y ahí ha podido haber alguna diferencia con el PSC.

'¿Otro sistema de financiación local? Subiría el déficit y ahora no es lógico'

¿Querría que es el Estatut saliera del TC tal cual entró en él?.

A mí me gustaría, lógicamente, porque esa fue nuestra posición.

¿Ha habido en general un cierto distanciamiento entre PSC y PSOE?

No, ha habido coincidencia. El problema, insisto, aparte de lo que diga el TC, es la actitud del PP. Todo este problema surge por el recurso de inconstitucionalidad del PP, que hay que situar dentro de esa estrategia anticatalanista de la que hablaba antes.

¿Qué opina de las consultas soberanistas informales que se están haciendo en Catalunya?

Creo que son actos de propaganda política de algunos partidos, no tienen validez y, por lo que vemos en participación, son un auténtico fracaso para los convocantes.

Artur Mas propone hacer algún día una consulta para que Catalunya tenga su propio sistema de concierto, como el País Vasco.

Primero habrá que ver cómo se convoca, si tiene respaldo legal. Pero la Constitución establece el régimen de conciertos únicamente para el País Vasco y Navarra.

Hay gente que ve cierto tufillo insolidario en el concierto vasco y navarro.

El concierto tiene su respaldo en la Constitución, mayoritariamente aprobada por los españoles.

¿Cuándo habrá un modelo definitivo y estable de financiación local?

El Gobierno ha hecho una apuesta que no tiene precedentes, que ha sido financiar con 13.000 millones de euros en estos dos años las obras de los municipios. Esto no tiene precedente en los años de democracia y de hecho ha sido un alivio financiero para los ayuntamientos. Dicho esto, todo lo que pueda representar un aumento del déficit en estos momentos, y un nuevo sistema lo representaría, no lo podemos llevar a cabo, no sería lógico.

Los ayuntamientos tendrán que seguir esperando.

Hay que abordar el tema en el mejor momento, cuando el Estado tenga más medios.

¿Hay que liquidar las diputaciones provinciales?

No, tienen su papel en el entramado institucional español, aunque habría que ver cómo ajustar sus competencias y funciones.

Su compañero de Gobierno José Blanco no parece compartir esa opinión.

Creo que sí que la puede compartir, no hay discrepancia de fondo.