Público
Público

Marcas y genéricos competirán en pie de igualdad

Los laboratorios critican las medidas de ahorro

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El Gobierno modificará el artículo 85 de la Ley del Medicamento para que, en caso de que el médico recete un fármaco por su nombre científico (principio activo) y haya igualdad de precio entre distintas presentaciones, el farmacéutico no tenga que dar prioridad al genérico frente al medicamento de marca a la hora de dispensar el producto, como ocurría hasta ahora.

El Ministerio de Sanidad satisfará de esta forma una de las demandas de los laboratorios fabricantes de fármacos originales, principales perjudicados por el paquete de medidas de ahorro presentado el jueves por la ministra Leire Pajín a los consejeros autonómicos del ramo. “Generaremos una situación en la que todos los medicamentos que están fuera del periodo de patente [que dura diez años desde que sale al mercado un fármaco original e impide que haya genéricos] puedan competir en igualdad de condiciones”, explicó ayer a este diario el secretario general del Ministerio, José Martínez Olmos.

No obstante, esta supuesta discriminación de los medicamentos de marca no es lo único que preocupa a la industria de fármacos innovadores, tal como reflejó ayer en rueda de prensa Humberto Arnés, director general de Farmaindustria, la patronal del sector.

Arnés lanzó duras críticas a las medidas de ahorro, que tildó “muy dañinas” para un sector que, como recordó, ya ha sufrido un impacto de 2.500 millones de euros debido a los recortes de precios aprobados el pasado año y ahora tendrá que afrontar otra pérdida de mercado valorada en otros 2.400 millones. Arnés, que ha pedido una reunión con Pajín para la próxima semana, afirmó que el sector está “consternado” y señaló que este impacto global de unos 5.000 millones supone la pérdida del 30% de su mercado.

Por otro lado, calificó de “inadmisible” la obligación de prescribir por principio activo, ya que a su juicio daña la autonomía del médico y además “puede tener consecuencias muy negativas para los pacientes”, sobre todo los crónicos y polimedicados. Así, cree que los pacientes podrían perder

adherencia al tratamiento debido a los posibles cambios en las formas y colores de las pastillas que toman, aunque se trate de la misma formulación química. Por último, advirtió que las medidas de ahorro tendrán consecuencias en el empleo del sector.

Sin embargo, desde Sanidad Martínez Olmos aseguró que la prescripción por principio activo no supondrá trastorno alguno para los pacientes, como se ha demostrado a lo largo de los últimos diez años en Andalucía, la comunidad pionera en la implantación de este sistema. “La gente ya sabe que el medicamento genérico y el de marca son equivalentes”, indicó el responsable de Sanidad, que también negó que las medidas planteadas supongan perjuicio alguno para la innovación. En este sentido, Martínez Olmos recordó que el plan de ahorro “no toca el precio de los medicamentos que están bajo patente”.