Público
Público

La marcha laica mantiene su itinerario pese al veto

Las organizaciones convocantes retan a la Delegación del Gobierno

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

La marcha laica contra la visita del papa a Madrid se celebrará el 17 de agosto y según el itinerario previsto: Desde Tirso de Molina hasta Sol. Así, al menos, lo decidieron ayer las organizaciones convocantes en una reunión de emergencia con motivo del veto impuesto por la delegación del Gobierno a dicha ruta.

Los organizadores calificaron la propuesta oficial de desplazar la marcha a Lavapiés como un 'ninguneo' y esperan que los representantes gubernamentales contacten con ellos. 'No queremos hacer un pulso al Gobierno, pero tampoco aceptaremos un recorrido sin visibilidad y peligroso', afirmó Luis Vega, de la Asociación de Ateos y Librepensadores de Madrid (Amal).

La manifestación saldrá de Tirso de Molina y finalizará en Sol

A la polémica, por si le faltaban protagonistas, se sumó ayer la Comunidad de Madrid, en boca de Regina Plañiol, consejera de Presidencia y Justicia, que afirmó que lo mejor es que 'los organizadores elijan otra fecha para celebrar la protesta como ya hicieran en Semana Santa'. El pasado abril la Delegación del Gobierno de Madrid ya obligó a cancelar una procesión laica convocada para el Jueves Santo,. al considerar que atentaba contra 'la imagen turística de Madrid'.

Además, Plañiol también se pronunció sobre el movimiento 15-M, de quienes dijo que espera que el Gobierno y los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado 'redoblen sus esfuerzos' para que los 'grupos antisistema violentos en los que el movimiento se ha convertido' no provoquen enfrentamientos con los asistentes a la Jornada Mundial de la Juventud (JMJ).

Mientras, en el recinto del Ifema cedido por las administraciones para uso y disfrute de la JMJ, el cardenal de Madrid Antonio María Rouco Varela dio la bienvenida a varios centenares de voluntarios extranjeros con una misa donde de cara a la galería se mostró más conciliador que en días anteriores: 'Las críticas son inevitables y deben ser asumidas como una servidumbre. Sirven para estimularnos a ser mejores y explicarnos mejor'. En la misma, Rouco subrayó que la JMJ 'va a ser una gran fiesta que costean los propios jóvenes'.

El obispo Munilla arremete contra los críticos y denuncia la «presión laicista»

En la misma línea, varios obispos celebraron ayer ceremonias de acogida a los peregrinos que van llegando. El obispo de León, Julián López, pidió a sindicatos y laicos que respeten la visita y 'recapaciten' para no dejar las jornadas sin transporte y para no poner trabas a esta 'gran movilización'. Los que sí que han desconvocado la huelga convocada para el 18 de agosto, el día que llega Ratzinger, son los trabajadores de tierra del aeropuerto de Barajas.

Por otro lado, el obispo de San Sebastián, José Ignacio Munilla, reclamó a la juventud católica que 'sedesacompleje' frente a lo que denominó 'un ambiente en el que se vive la presión laicista'. Finalmente, el arzobispo de Valencia, Carlos Osoro, quiso quitar hierro a las polémicas, e insistió en que 'la Iglesia es una familia para todos, en la que todos son acogidos y a nadie se le rechaza'.

DISPLAY CONNECTORS, SL.