Público
Público

La marea del 19-J recorre España y Europa

Marchas multitudinarias en Sevilla y Valencia

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Al ritmo de '¡Lo llaman democracia y no lo es!', 'Basta ya de tanto recorte', miles de indignados se echaron ayer a las calles de España para protestar contra el Pacto del Euro. Pacíficamente y con sentadas en los principales enclaves de las diferentes ciudades:

El 15-M congregó en la capital andaluza a miles de personas. Una de las mayores manifestaciones vividas en la ciudad. Familias enteras con niños pequeños, cochecitos, perros, jóvenes, mayores... comenzaron a caminar al grito de 'la única violencia viene del sistema'.

Los banqueros fueron bastante vapuleados en el recorrido, pero el derecho a la sanidad pública y la educación fueron también líneas vitales de la marcha. En las pancartas se leían mensajes como 'Se vende universidad' o 'En los paraísos fiscales hay mucho dinero para hospitales', informa Olivia Carballar.

Varias arterias del centro de la ciudad se colapsaron ante la marea humana que inundó las calles de la capital del Turia bajo el lema 'El futuro es nuestro'. 80.000 personas, según los organizadores, partieron desde la plaza del Ayuntamiento, donde la acampada del 15-M sigue en marcha, hasta la delegación del Gobierno.

Las columnas provenientes de los barrios periféricos se mezclaron con grupos de jubilados, estudiantes, inmigrantes y familias enteras. Los manifestantes corearon lemas como 'el president a [la prisión de] Picassent' o, en tono irónico, 'en las Cortes no hay corruptos'. El discreto despliegue policial no actuó en ningún momento dado el cariz pacífico y lúdico de la marcha, informa Luis Marco.

A la cabeza de la manifestación en Santiago (que reunió a 10.000 personas, según la organización, y 2.000 según la Policía), un coche fúnebre portó el ataúd del euro, al que un grupo de plañideras lloraba: 'Nos lo mataron, con lo bueno que era'. Los lucenses optaron por representar una 'manifestación de esclavos', con indignados disfrazados que portaban pancartas en las que se podía leer 'Ya no es tiempo de esclavitud'. Otra de las más multitudinarias fue en Vigo, entre la plaza de España y el parque de Castrelos, que reunió a 5.000 personas, según la Policía.

Recién levantada la acampada oficial de la plaza del Pilar de Zaragoza, los indignados culminaron aquí la marcha iniciada en la plaza de Aragón y a la que han asistido más de 20.000 personas, según los convocantes. En ella leyeron dos manifiestos en contra de la clase política y el sistema financiero. El movimiento también sacó de sus casas a miles de personas en Gijón, la única ciudad asturiana que convocó. Centenares de indignados se echaron también a la calle en otras urbes como Bilbao, San Sebastián, Pamplona, Ávila o Mérida.

En París, la manifestación ante la catedral de Notre Dame quedó sólo en intento. La Policía detuvo a un centenar de ciudadanos que no tenían los permisos para hacerlo. Más éxito tuvieron en Bruselas, en la que unos 500 indignados se concentraron en el barrio de Ixelles. También hubo concentraciones en Londres y Dublín. Al otro lado del charco, en Buenos Aires y en Santiago de Chile, por ejemplo.