Público
Público

La marea verde evita fichar a docentes de una entidad privada

Figar intentó colocar profesores de una fundación

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Las protestas por los recortes de 3.200 profesores en la Comunidad de Madrid han llevado a la Consejería de Educación a frenar un plan de refuerzo en los institutos públicos con profesores de la fundación privada Empieza por educar. Una decena de centros públicos desfavorecidos iban a recibir el refuerzo de estos docentes. Tras un recorte de plantillas de un 10% de media, el claustro de algunos institutos seleccionados rechazó la ayuda, y los que la aceptaron han sido avisados de que no llegarán.

'Al principio de curso recibimos una llamada de la Consejería que nos anunciaba que los profesores de apoyo no iban a venir', asegura la directora de un IES seleccionado, que prefiere guardar el anonimato. El claustro de ese centro apoyó el programa a diferencia de otros institutos como el IES Villarejo, donde los profesores rechazaron la ayuda de los profesores en desacuerdo por el recorte de plantillas.

'No somos buitres en tiempos de crisis', se defiende el director de la Fundación

La Consejería admite que el proyecto ha quedado suspendido. 'Ha sido difícil conciliar la difícil situación actual con la misión que queremos llevar a cabo', reconoce el director general de la Fundación, Javier Roglá. 'Las críticas que ha recibido el proyecto no son justas porque nosotros íbamos a ir como refuerzo, nunca como sustitutos, pero cosméticamente ha sido difícil', añade.

Roglá presentó el proyecto el pasado 11 de febrero en la Casa de América de Madrid junto con la presidenta del Banco Santander en Reino Unido, Ana Patricia Botín, la consejera Lucía Figar y el secretario general de Universidades, Màrius Rubiralta. Figar anunció entonces que en septiembre se incorporarían a la docencia 'los alumnos más brillantes y capaces'. El objetivo del proyecto era seleccionar a graduados universitarios en diferentes áreas para que a través de un máster y una estancia de dos años en un instituto desfavorecido se formaran como profesores.

El Ministerio de Educación firmó un convenio con la Fundación para sufragar hasta 2.000 euros de matrícula a 50 alumnos de la institución para que hicieran un Máster de Formación de Profesorado en las universidades seleccionadas en los Campus de Excelencia Internacional. 'El proyecto ha funcionado en más de 20 países y consiste en ayudar desde la sociedad civil a que un niño no esté más afectado por el fracaso escolar por haber nacido en un sitio concreto. Es decir, eliminar la desigualdad social', explica Reglá.

'En circunstancias normales se habría aceptado', dicen los sindicatos

'En circunstancias normales, los institutos habrían aceptado el refuerzo sin ningún problema, pero con 3.200 profesores interinos sin contratar, nadie va a aceptar antes a profesores de una empresa privada', argumentan fuentes de los sindicatos de enseñanza de la Comunidad de Madrid.

El anuncio del proyecto agitó a todas las plataformas en defensa de la escuela pública. En diferentes foros de internet ha circulado la iniciativa como la pólvora y los profesores vieron en el proyecto auspiciado por las fundaciones del sistema financiero español una vía más de privatización del sistema educativo. 'El problema es que si los rechazamos, acabarán en los colegios concertados', denuncia la directora de uno de los IES seleccionados. 'Nuestra idea es implantarlo otros años porque no somos ningunos buitres que queremos aprovechar un momento de crisis', admite Roglá. 'Entiendo que los profesores defiendan a sus compañeros', asume.

'La misión es eliminar, en colaboración con otros, las desigualdades educativas mediante la transformación de graduados universitarios excepcionales en profesionales efectivos, motivadores y en agentes del cambio del mañana, para que algún día todos los niños y niñas de este país puedan acceder a una educación excelente', resume la misión de la Fundación.

La suspensión del proyecto es consecuencia del conflicto educativo, que ayer vivió un nuevo episodio cuando los sindicatos sumaron a las huelgas a los trabajadores de las escuelas infantiles y celebraron una protesta frente a la Consejería contra los recortes en este nivel educativo. La concentración acabó con la detención por resistencia a la autoridad de una profesora que, según la Policía, trató de entrar en las dependencias oficiales luciendo la camiseta verde, una versión que niegan los sindicatos.