Público
Público

La marea verde mantiene el pulso a Aguirre tras 9 huelgas

La mitad de los docentes secundó el paro de ayer contra los recortes en Madrid, según los sindicatos

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

'No tengo hijos pero si los tuviera, me importaría más que tuvieran una educación pública de calidad que el dinero que pierdo por hacer huelga'. Así de rotunda se mostró ayer Amaya Sánchez, una profesora de Secundaria de Madrid que, como en ocasiones anteriores, respondió a la convocatoria de los sindicatos para protestar contra los recortes en la educación pública emprendidos por el Gobierno de Esperanza Aguirre (PP).

Era la novena jornada de huelga que tenía lugar en la capital desde el pasado 22 de septiembre y, aunque la participación fue algo menor, los convocantes (UGT, CCOO, ANPE, CSIF y STES) se mostraron satisfechos con el porcentaje de docentes que la secundaron: un 48,1% en Secundaria, según sus cálculos, aunque la Consejería de Educación de Madrid rebajó esta cifra a sólo un 8%.

Una vez fuera del horario escolar, ya por la tarde, la marea de camisetas verdes que simboliza las protestas volvió a ocupar el centro de Madrid. Miles de personas (entre 6.000 y 8.000, según los sindicatos; 3.000, según fuentes policiales), se concentraron frente a la sede de la Consejería que dirige Lucía Figar para pedir una solución al conflicto educativo.

'Después de tantos días, es un hecho muy relevante que indica la firmeza y voluntad de los profesores en invertir parte de su sueldo en luchar por una enseñanza pública de calidad', argumentó el secretario general de la Federación de Enseñanza de CCOO, Francisco García. 'Para llevar tantas jornadas y, teniendo en cuenta que en la mayoría de los centros ya están de exámenes, la participación ha estado muy bien', sentenciaron también fuentes de UGT.

CCOO: 'Se ha demostrado la firmeza de los profesores'

Cada jornada de paro supone unos cien euros menos en la nómina de los docentes que la secundan, lo que suma 900 en el caso de los que han participado en todos los paros. Aun así, como Amaya, muchos de ellos restan importancia a este hecho y siguen haciendo huelga cada vez que se convoca.

Este es el caso de Jesús Manzano y Pilar Molto, ambos del IES Virgen de la Paloma de Madrid. 'Están desmantelando nuestro centro', lamentan los dos compañeros. 'Soy jefe del Departamento de Electricidad y Electrónica y hemos perdido a tres profesores, mientras continuamos con los mismos grupos de alumnos', explica Jesús, profesor de FP. 'Eso supone que ya no tenemos profesores de apoyo en los talleres, con la peligrosidad que eso tiene para los alumnos', agrega. 'Además, tampoco tenemos recursos para material', añade.

'En Química tampoco podemos ir al laboratorio y no porque ya no tengamos tiempo para preparar la clase, sino porque se necesitan cuatro ojos para controlar a los alumnos', apostilla su compañera Pilar. Y es que el aumento de horas lectivas ordenado por la Consejería que dirige Lucía Figar ha provocado la reducción del número de interinos y, con ello, la eliminación de las clases de compensatoria, los desdobles o las tutorías.

La consejera Lucía Figar no tiene previsto reunirse con los sindicatos

'En nuestro centro, de diez personas que llegó a tener el Departamento de Orientación, sólo queda una', aseguran los docentes del IES La Paloma. 'En mi instituto, la biblioteca lleva cerrada desde principio de curso porque no hay nadie para atenderla y lo mismo ocurre con la sala de ordenadores. ¿Conclusión? No llevamos a los alumnos al aula de informática', explica, irónica, Amaya, que no quiere citar el nombre de su centro porque prefiere evitar una posible sanción. 'Se están cargando todo el sistema: nosotros tenemos un 92% de alumnos inmigrantes y no hay personal suficiente para las clases de compensatoria o pedagogía terapéutica', explicó también Javier Tarancón, del Colegio de Primaria Conde de Romanones.

No obstante, estos no son los únicos motivos de la indignación de los docentes. 'Lo que más nos duele es la ofensa, el insulto, que sigan llamándonos vagos y digan que todo esto es porque no queremos trabajar dos horas más', detalla Jesús. 'Lo peor es que no se trata de recortes, sino que pretenden cambiar el sistema educativo: a medida que la pública baja, la privada sube', sentencia Pilar, aludiendo a la política de Aguirre de subvencionar centros públicos de gestión privada.

En medio de la marea verde, protagonizada mayoritariamente por profesores, también se encontraban alumnos y simpatizantes del movimiento de protesta contra los recortes en educación. 'Los profesores tienen más clases y, por tanto, más alumnos. Somos tantos que ya no nos conocen y se está perdiendo el trato y la atención que nos daban antes', lamentaban Alejandro y Javier, dos estudiantes de 17 años del IES Juan de la Cierva.

La Consejería rebajó la cifra de participación a sólo un 8%

Lali Cerón y Eladia Martín, jubiladas, también acudieron a la concentración. 'Me preocupan mucho los recortes en sanidad y educación; ¡son servicios básicos!', exclamó la primera. 'Yo estoy asustada, porque sé que el rodillo de Mariano Rajoy va a empezar a funcionar enseguida', apostilló la segunda.

Y no fue la única que aludió al presidente del Gobierno electo. Después de nueve jornadas de huelga y numerosas movilizaciones, la originalidad de los manifestantes ha ido en aumento y, además de acudir con velas y globos verdes que iluminaron la noche madrileña, las consignas también cambiaron en la primera concentración que tenía lugar después de la jornada electoral. 'Ay Rajoy, ay Rajoy, qué cansina está Esperanza; échala, échala, que se carga la enseñanza', corearon decenas de manifestantes a ritmo de la tradicional Clavelitos.

Aun así, los manifestantes siguen fieles a su reivindicación: piden que la consejera de Educación, Lucía Figar, se siente a negociar con los sindicatos que les representan. 'Que no se haya dignado ni a charlar no me parece adecuado en una democracia', concluyó Amaya Sánchez. 'Mañana [por hoy] Rajoy se va a reunir con los líderes de UGT y CCOO. Ya podían aprender de él Figar y Aguirre', opinó también el secretario general de Educación de CCOO, Francisco García.

Fuentes de la Consejería de Educación, por su parte, confirmaron que 'de momento', Figar no tiene previsto convocar una mesa sectorial. De ser así, los sindicatos establecerán un nuevo calendario de movilizaciones para el próximo trimestre.