Público
Público

La marea verde sí recoge frutos

El conflicto educativo de Madrid devuelve el foco del discurso político a la escuela pública

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El esfuerzo no ha sido en vano. La víspera de la octava huelga en la enseñanza pública en Madrid desde el inicio de curso se celebró ayer en Madrid con un concierto, una jornada de conferencias, una manifestación, encierros en institutos y facultades y una entrega de 20.000 firmas de protesta.

'Tenemos que dar gracias a la consejera Lucía Figar por haber convertido un acto de barrio en un acto de trascendencia pública', se felicitaba el portavoz de la Federación de Enseñanza de CCOO en Madrid, Francisco García. El sindicalista hacía referencia a que la consejería de Educación prohibió el uso del salón de actos del IES Barajas para un recital musical en defensa de la escuela pública y el traslado al Auditorio Marcelino Camacho, de CC OO y más grande, supuso todo un éxito. Cerca de 600 personas acudieron al concierto en el que actuaron Pedro Guerra, Patxi Andión y Cristina del Valle entre otros.

'Aguirre no podrá decir el 21-N que la huelga es política', afirmó el PSOE

Pese a no haber conseguido ni una sola reunión con Figar y haber restado cerca de 700 euros en las nóminas de los docentes que han hecho las siete jornadas de paro, los sindicatos se felicitan por, al menos, haber situado la educación pública en el foco del debate. 'Lo vimos el otro día en el debate entre los candidatos del PP y el PSOE. Rajoy no dijo nada, pero Rubalcaba insistió mucho en el modelo público. Sin el conflicto educativo que se ha producido en Madrid, no sé si Rubalcaba hubiera recuperado el mensaje de la educación pública', afirmó García.

En el IES Lope de Vega, una mesa redonda organizada por la asamblea de padres del centro evidenció que la marea verde la movilización contra los recortes está protagonizada por el uso de camisetas verdes con el lema 'Educación pública de tod@s para tod@s' ha recogido frutos. 'Si algo ha conseguido es unirnos. Y a Esperanza Aguirre se le acabará el discurso el próximo 21 de noviembre. Una vez pasadas las elecciones no podrá decir que esta es una huelga política o electoral', reflexionó la diputada socialista en la Asamblea de Madrid, María Victoria Moreno.

'No nos dejen solos'

'Figar se cree que los colegios son suyos', denunció el portavoz de CCOO

'Lo único que pido es que los partidos políticos nos sigan defendiendo tras las elecciones. Cuando nos sigan obligando a quitar las pancartas y continúe el acoso, espero que no nos dejen solos', reclamó Patxi Corral, de 40 años. Este padre de dos niñas de 5 y 7 años y miembro del AMPA del Colegio La Meseta de Orcasitas, reivinidica el papel de las familias en las protestas. 'Los padres tenemos que hacernos notar porque el problema educativo no es sindical. Tenemos mucho que decir', añadió.

'Las movilizaciones están cambiando algunos esquemas en el sistema. Aspectos de los que no se ha hablado en toda la democracia. Un ejemplo es que se introduzca en el debate educativo el cumplimiento de las normas que deben tener los conciertos educativos', apuntó Inés Sabanés, de Equo. 'Para el futuro, espero que ante la crispación, prepotencia y provocación que siempre ha mostrado el Gobierno de Madrid, la movilización impida que la educación viva un proceso de involución'; añadió.

'Nosotros ya propusimos la regulación de los conciertos educativos en el año 2008, así que si estamos de acuerdo hagámoslo', denunció en referencia a la postura del PSOE la portavoz federal de Educación IU, Dolores Dolz. La portavoz de IU denunció ante los padres del IES Lope de Vega que es la propia LOE (impulsada por el PSOE) la que ha permitido a Esperanza Aguirre convertir 'la educación en un negocio' gracias a que esta norma 'permite construir colegios concertados en suelo público cedido por los municipios madrileños'.

'La movilización ha movido los esquemas', apuntó Sabanés

Las asambleas de padres, los sindicatos y los profesores se sienten fuertes. Las denuncias de la Consejería de Educación al respecto de la venta de camisetas verdes, la retirada de pancartas de los centros, el traslado de profesores que habían mostrado su oposición a los recortes o las declaraciones de desprecio de Aguirre, han unido a la comunidad educativa y sobre todo a los sindicatos. 'Manuel Fraga dijo como ministro franquista que la calle era suya y Lucía Figar hace lo mismo con los colegios. Se cree que son suyos. Nosotros le hemos demostrado que son de todos', sentenció García desde CCOO.