Público
Público

Marichalar, expedientado por el accidente de escopeta de su hijo

La Delegación del Gobierno en Castilla y León le abre un expediente sancionador tras la denuncia presentada por Actyma

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Jaime de Marichalar ha abonado ya la sanción que se le impuso en el expediente administrativo abierto por la Subdelegación del Gobierno de Soria por el accidente sufrido por su hijo Froilán en la finca familiar cuando manipulaba una escopeta de caza el pasado 9 de abril.

Según han confirmado fuentes de la Subdelegación del Gobierno en Soria, Marichalar recibió el pasado mes de julio la notificación de la sanción, que ya ha sido satisfecha aunque su importe no ha sido desvelado para preservar la privacidad del afectado. La denuncia penal fue archivada en abril y se abrió un expediente sancionador en la Subdelegación del Gobierno de Soria.

La Delegación del Gobierno en Castilla y León no ha notificado hasta esta semana a la Asociación Contra la Tortura y el Maltrato a los Animales (ACTYMA) la incoación del citado expediente sancionador a Marichalar, que ha quedado cerrado con el abono de la correspondiente multa. ACTYMA interpuso a mediados de abril una denuncia administrativa ante la Delegación del Gobierno de Castilla y León contra el responsable de, presuntamente, fomentar la utilización de armas de caza al niño Felipe Juan Froilán de todos los Santos de Marichalar y Borbón, en la finca Garrejo de Garray (Soria).

A juicio de la asociación, se trataba de un caso de vulneración del Real Decreto 137/1993, de 29 de enero, por el que se aprueba el Reglamento de Armas y que prohíbe la utilización de la escopeta de caza con la que el hijo de Jaime Marichalar se disparó en el pie accidentalmente, siendo menor de catorce años

El expediente contra Jaime de Marichalar se abrió a raíz del accidente sufrido por su hijo Felipe Juan Froilán cuando, accidentalmente, este último se disparó en un pie el día 9 de abril cuando ambos se encontraban en la finca familiar Garrejo de Garray (Soria).

A raíz del incidente, Actyma interpuso una denuncia administrativa ante dicha Delegación contra el responsable que, presuntamente, fomentó la utilización de armas de caza al niño Felipe Juan Froilán de todos los Santos de Marichalar y Borbón, vulnerando el Real Decreto 137/1993, de 29 de enero, por el que se aprueba el Reglamento de Armas, pues según el mismo está prohibida la utilización de la escopeta de caza con la que la víctima, entonces aún menor de 14 años, se disparó en el pie.

Por este decreto Marichalar podría llegar a ser sancionado con entre 300 y 600 euros de multa. El reglamento detalla que 'el uso de cualquier clase de armas de fuego reglamentadas careciendo de la licencia, autorización o de la guía de pertenencia' será sancionado 'con multas de 300,51 euros a 601,01 euros e incautación de las armas'.

En vía penal los hechos ya fueron archivados por el Juzgado de Primera Instancia e Instrucción número 1 de Soria al entender que los mismos no son constitutivos de un delito de imprudencia, sino que, en su caso, podían serlo de una falta de imprudencia, falta privada y perseguible a instancia de parte legitimada, algo que no ocurrió finalmente.

El exyerno del rey tuvo que prestar declaración en su día ante la Comandancia de la Guardia Civil de Soria para aclarar el accidente que sufrió su hijo. En un primer momento, la Casa Real comunicó que el incidente se produjo cuando ambos se encontraban de caza en la finca de Garrejo de Garray. Sin embargo, a los pocos días Marichalar cambió la versión y aseguró que el disparo se produjo accidentalmente cuando estaban limpiando las armas.