Público
Público

Mario Conde ronda a los "desencantados"

El exbanquero se aleja de los grandes mítines para hacer una campaña a pie de calle en Galicia mientras trata de silenciar los problemas internos de SCD.

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El exbanquero Mario Conde aspira a la Presidencia de la Xunta, aunque estos días se ha dejado ver poco por Galicia. Está convencido, sin embargo, de que el próximo domingo será elegido diputado en unas elecciones autonómicas en las que, según vaticina, 'el PP será la lista más votada' pero sin alcanzar la mayoría absoluta. Asegura que maneja encuestas que le son favorables, aunque no las muestra, y trata de atraer a los votantes más desencantados con la clase política. En su discurso, el candidato de SCD (Sociedad Civil y Democracia) se aferra a los sondeos que cifran en un 40% el porcentaje de indecisos y hace hincapié en la 'desafección' que achaca al votante del PP, tratando de hacer suyos esos votos. Para ello, repite como una cantinela que 'los votantes están desencantados con Feijóo por su pésima gestión'.

Conde lleva una semana de periplo por Galicia tratando de arañar votos por todos los rincones. Ha rehusado hacer campaña como el resto de formaciones políticas y se ha centrado en entrevistarse con representantes de distintos colectivos: enfermeros, ganaderos, marineros... No ha organizado mítines ni convocado actos multitudinarios ni tan siquiera en las principales ciudades. Tan solo ha pronunciado conferencias y se ha visto con algún empresario. 'No damos mítines públicos con banderitas, hablamos con la sociedad para ver cuáles son sus problemas', ha precisado durante un encuentro con periodistas celebrado este lunes y organizado por la Asociación de la Prensa de A Coruña.

Unos cuantos días por la comunidad autónoma le han bastado, dice, para percibir el malestar general. 'Tenía una idea de la gestión que se está llevando en Galicia y hoy tengo otra. Veo que existe una privatización encubierta de la sanidad, que se han manipulado facturas, que las cifras del déficit que reconoce el Gobierno de la Xunta posiblemente no sean correctas... Todo eso, me lo traslada la gente y también lo percibo yo al leer algunos informes públicos'.

El candidato de SCD se muestra molesto con el candidato a la reelección, Alberto Núñez Feijóo (PP). Por eso mantiene que, de obtener representación parlamentaria, 'no pactará con nadie que no acepte sus propuestas'. En realidad, no le ha quedado otra alternativa después de que el propio Feijóo se desmarcara del exbanquero al señalar ya en la precampaña que 'no pactaría jamás' con SCD.

No obstante, la pregunta que más le molesta contestar a Conde estos días tiene que ver con su paso por prisión. Aunque se esfuerza por recalcar que no le restará apoyo en las urnas. 'Los gallegos no están preocupados por el pasado de los demás, sino que quieren saber si alguien es capaz de gestionar su futuro'. Tampoco la Audiencia Nacional escapa a sus críticas después de que el juez ordenase la semana pasada el decomiso de varias fincas supuestamente de su propiedad, en ejecución de la condena impuesta en el año 2000. 'El juez habla de indicios, cuando simplemente me podría haber preguntado qué había de cierto'.

Sin embargo, no siempre habla claro Mario Conde. A preguntas de Público, el presidente de SCD no aclara los motivos que han llevado a dimitir estos días a dos administradores de Sociedad Civil y Democracia de Ourense. Contrariado, se limita a remitir a 'una nota de prensa difundida', cuyo envío ha pedido este diario sin obtener respuesta. En una entrevista concedida a La Voz de Galicia, los exadministradores de SCD señalaban que renunciaron a sus cargos dada la 'ausencia de programa electoral' de la formación, por el 'ninguneo' al que se han visto sometidos por los responsables del partido y 'por la ridiculización del acento gallego' que hace Mario Conde en sus intervenciones. A este respecto, el exbanquero ha presumido en A Coruña de proceder de 'una familia bilingüe', que hablaba gallego-portugués porque 'debió emigrar a Portugal para poder comer'. 'Nadie me va a explicar a mí lo que es el bilingüismo; tenemos que respetar las dos lenguas y hablar más'. En la recta final de la campaña el discurso de Conde parece atemperarse.