Público
Público

Mario Rodríguez: “Rajoy no quiere hacer nada contra el cambio climático; esperemos que otros sí”

A una semana para el arranque la Cumbre del Clima de París, el director de Greenpeace España denuncia que el Gobierno acude sin los deberes hechos. Sobre la COP21 advierte: “Tenemos que actuar con urgencia; la temperatura solo puede subir un grado más”.

Publicidad
Media: 3.17
Votos: 6
Comentarios:
Perfil en Twitter de GreenPeace España.

Perfil en Twitter de GreenPeace España.

MADRID.- Sus hijos dicen en el colegio que la profesión de su papá es la de “cuidar de los peces y los árboles”. Un oficio que aprendió de chaval cuando militaba en los Scouts y que le llevó a liderar Greenpeace España cuando su antecesor, Juanjo López de Uralde, cambió el buque por el atril y el activismo por la política.

Astrofísico de carrera, el telescopio de Mario Rodríguez pocas veces ha debido de inclinarse por encima de los 45º. Estuvo diez años orientado hacia los bosques de la Amazonía. Y estos días ya enfoca París donde el día 30 arrancará la COP21, la Cumbre de la ONU contra el Cambio Climático.

Una cita “urgente y decisiva”, sentencia @mario_rod_var asomado a la proa del buque de Greenpeace Artic Sunrise que ilustra su cuenta tuitera.

Perfil de Twitter de Mario Rodríguez, presidente de GreenPeace España.

¿Cuánto confía Mario Rodríguez en la COP21?

Habrá un acuerdo global que, sin embargo, no nos va a ubicar en el objetivo de los dos grados.

¿Qué es eso de los “dos grados”?

Desde que hay registros, desde la Revolución Industrial, la temperatura media global ha subido un grado. Tenemos que actuar con mucha urgencia porque sólo podemos subir un grado más.

¿Por qué?

Las concentraciones de gases, que han dado lugar a ese grado, están produciendo irregularidades en las precipitaciones, huracanes más intensos, mayores incendios, el deshielo del Ártico en verano… Situaciones que van a alterar totalmente la dinámica climática global.

Los dos grados son el umbral por debajo del cual los procesos son reversibles. Si los superamos, habrá zonas con sequías e inundaciones permanentes, cambios en la línea de costa por el aumento del nivel del mar… Habrá un aumento substancial de los refugiados climáticos, que ya existen, pero en proporciones desconocidas.

Por encima de los dos grados, se producirá una desestabilización total. Hasta el punto de que la defensa nacional de los países ya incluye el cambio climático como factor a tener en cuenta. Es decir, que ya no es un capricho de los ecologistas.

Momento de la conversación vía Twitter con Mario Rodríguez, director de GreenPeace España.

Momento de la conversación vía Twitter con Mario Rodríguez, director de GreenPeace España.

Luego ¿qué debería pasar en París para no llegar a eso?

Que el compromiso fuera más ambicioso. Que países como EEUU, China o la UE trabajaran para estar por debajo del umbral de los tres grados.

¿Pero cómo se le pide a un país como India que acabe con los combustibles fósiles?

La única forma es hacer transferencia tecnología a energías limpias, renovables, redes eléctricas… Y apoyo financiero. Ese va a ser uno de los grandes debates de la Cumbre: los 100.000 millones de dólares para el fondo de ayuda.

Hablaba de una cuestión de “defensa nacional” que a muchos les sigue costando creer. Me acuerdo –aunque haya rectificado- del primo de Rajoy.

Es una buena noticia que el presidente haya dejado de confiar en su primo. Pero no es suficiente.

A la vez que considera la importancia del cambio climático, Rajoy ha impuesto un parón en las renovables de consecuencias insospechadas, está potenciando el fracking, las prospecciones petrolíferas…

Hay que ser coherente.

Momento de la conversación vía Twitter con Mario Rodríguez, director de GreenPeace España.

Momento de la conversación vía Twitter con Mario Rodríguez, director de GreenPeace España.

Recientemente decía que nuestro país no puede hacer nada hasta 2020.

Tiene un compromiso firmado que es llegar a un objetivo del 20% de energías renovables en el mix energético que, según la UE, no está cumpliendo.

Primero tiene que hacer los deberes que él ha acordado hacer. Si potenciase las renovables generaría empleo y, quizás, nos ayudaría a salir de la crisis.
Rajoy no hace nada porque no quiere hacerlo. Esperemos que otros sí.

¿Qué sospecha que ha hay detrás de esa política inmovilista del Gobierno?

Hay una visión muy antigua de que el medio ambiente es un obstáculo para el desarrollo económico –cuando el problema viene de una crisis financiera de especulación y corrupción.

Lo que ha hecho el Gobierno es ideologizar el debate energético. Estar contra las renovables porque se piensa que son de otra ideología; apoyar la energía nuclear porque sí.

Es un tema ideológico. No sabemos por qué, pero desde la derecha no se pueden apoyar las energías renovables.

Algo tendrán que ver también las eléctricas ¿no?

Todo. El impuesto al sol, las primas, etc… son directrices marcadas desde los despachos de las grandes eléctricas.

Los análisis que el ministro Soria ha puesto encima de la mesa son los mismos que nos hacen a nosotros desde Iberdrola u otras empresas.

Quien está dictando la política energética de este país son las eléctricas, que tienen un interés particular, y no el interés general por el que debe velar el Gobierno.

Momento de la conversación vía Twitter con Mario Rodríguez, director de GreenPeace España.

Momento de la conversación vía Twitter con Mario Rodríguez, director de GreenPeace España.

¿Qué es lo más dañino que este gobierno le ha hecho, o le está haciendo, al medio ambiente?

Dos cosas tremendamente dañinas: la anulación y aniquilación de las renovables, que tiene como colofón el impuesto al sol.

Y por otro: la modificación de la Ley de Costas que da carta de naturaleza a la privatización del litoral y que acaba con una ley, que ha sido pionera e icónica en Europa, para satisfacer las necesidades de grandes empresarios como Villar Mir o Abel Matutes.

¿El TTIP qué le parece a Greenpeace?

Tras las OMC, el TTIP es la segunda vuelta de tuerca para dejar en manos privadas lo que tiene que ser de interés general.

Greenpeace no está en contra del comercio internacional; está en contra de que las normas las dicten las grandes multinacionales y los tribunales de arbitraje privados.
Y una percepción: ¿si es un acuerdo tan bueno, por qué lo ocultan bajo siete candados?

Pero ustedes se meten hasta en la reforma de la Constitución. Acaban de poner en marcha una campaña… ¿para qué?

Tras las OMC, el TTIP es la segunda vuelta de tuerca para dejar en manos privadas lo que tiene que ser de interés general.

Greenpeace no está en contra del comercio internacional; está en contra de que las normas las dicten las grandes multinacionales y los tribunales de arbitraje privados.

Y una percepción: ¿si es un acuerdo tan bueno, por qué lo ocultan bajo siete candados?

Pero ustedes se meten hasta en la reforma de la Constitución. Acaban de poner en marcha una campaña… ¿para qué?

Si va haber un debate constitucional tras 37 años, queremos que el blindaje de los derechos sociales, humanos, medioambientales, esté en el centro.

En Greenpeace, Oxfam y Amnistía Internacional hemos hecho una propuesta de reforma constitucional muy concreta, con base jurídica, que pretende que no haya derechos de primera y de segunda; que tan importante es la educación como respirar aire limpio.

Se han reunido con Pedro Sánchez, con Pablo Iglesias, con Alberto Garzón. ¿Con quién hubo mejor feeling?

Todos han sido receptivos, pero todos tienen grandes problemas de concreción. Nos falta reunirnos con Albert Rivera la semana que viene.

En el caso de Iglesias y Garzón, hay sintonía en la concepción de que no puede haber ciudadanos de primera y de segunda; ambos asumen que el medio ambiente ha de estar en pie de igualdad con el resto de derechos civiles, pero no concretan.

En el caso de Sánchez, el refuerzo del medio ambiente está incluido en su propuesta constitucional, pero no dice cómo.

¿Y la respuesta del PP?

El PP nos dijo que no tenía en su programa la reforma de la Constitución y que, por tanto, de momento, no consideraba valorar nuestro documento.

Luego, de cara al 20D ¿con quién va Greenpeace?

Somos independientes de los partidos, pero sugerimos que la ciudadanía mire los programas, coteje con nuestras propuestas y vote en conciencia. Greenpeace no va a apostar por ningún partido en concreto.

Momento de la conversación vía Twitter con Mario Rodríguez, director de GreenPeace España.

Momento de la conversación vía Twitter con Mario Rodríguez, director de GreenPeace España.

¿Dónde vive Mario Rodríguez?

En El Escorial, un pueblo cerca de Madrid.

¿Paga el impuesto al sol?

No.

Pero coche no tendrá…

Sí. Uno tiene que convivir con sus incoherencias. Lo que hago es mirar las emisiones, aunque ahora cualquiera se fía.

Le preguntaba por si había sufrido el nitrogenazo de Madrid y las medidas que ha tomado el Ayuntamiento de Manuela Carmena.

Son medidas valientes, pero insuficientes. Hay que hacer un plan de previsión de cara a 2016. Las medidas de reducción de tráfico son adecuadas, pero hay que potenciar mucho más el transporte público.

El próximo domingo el Ayuntamiento apoyará su marcha con un apagado del alumbrado público. Invite a los –como usted y yo- petroleodependientes.

Todos los que somos conscientes de nuestra dependencia tenemos que alzar la voz el domingo 29, en Cibeles, a las 12 de la mañana. Para que haya un acuerdo climático vinculante, ambicioso y que nos permita apostar por el planeta, por otros mecanismos de transporte y otras fuentes de energía que nos independicen de esos combustibles fósiles.