Público
Público

Marlaska envía a prisión a todos los detenidos de Ekin

Seis, de los nueve detenidos el pasado martes, ya ingresaron ayer en la cárcel. El magistrado les acusa de integración y colaboración

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El juez de la Audiencia Nacional Fernando Grande-Marlaska ha enviado a prisión a los nueve detenidos el pasado martes en el País Vasco, Navarra, Cantabria y Aragón por reconstituir la dirección nacional de EKIN y transmitir las directrices de ETA a los dirigentes de la izquierda abertzale, informaron fuentes jurídicas.

Tras tomarles declaración durante más de dos horas, el magistrado ha acordado este sábado el ingreso en prisión incondicional de Egoitz Garmendia Vera, Aniáiz Ariznabarreta Ibarlucea y Erika Bilbao Bárcena por un delito de integración y colaboración con organización terrorista.

Estas tres órdenes se suman a las dictadas este viernes contra Eneko Compains Silva y Ugaitz Elizarán Aguilar, presuntos jefes del entramado desarticulado por la Guardia Civil, así como Urko Asier Ayerbe Sarasola, Sandra Barrenetxea Díez, José Aldasoro Jáuregui y Rosa Iriarte Laset.

El auto detalla que EKIN actuaba 'dinamizando y controlando las distintas asociaciones ilegales de la izquierda abertzale', entre las que se cita expresamente a SEGI, Gestoras Pro Amnistía y Askatasuna. También incorpora un acta de una reunión de EKIN en la que critica la valoración de Batasuna del comunicado de ETA en que anunciaba 'el cese de las acciones armadas ofensivas'.

El fiscal Pedro Rubira pidió el ingreso en prisión de todos los detenidos al considerar que existen suficientes pruebas para atribuirles indiciariamente la comisión de un delito de integración en organización terrorista, según explicaron fuentes del Ministerio Público.

Según fuentes de la lucha antiterrorista, el presunto jefe del entramado era Eneko Compains Silva, detenido en Cariñena (Zaragoza) cuando regresaba en autobús desde Valencia. El 8 de octubre de 1997 fue arrestado en Pamplona, junto a sus hermanos trillizos Mikel y Joseba, por formar parte de un comando Y de apoyo a la banda. El 12 de enero de 1999 los denominados 'trillizos de ETA' fueron arrestados nuevamente, esta vez por un acto de violencia callejera, aunque quedaron en libertad tres días después tras depositar cada uno una fianza de 3.000 euros.

Compains Silva compartía labores en la dirección nacional de EKIN con Ugaitz Elizarán Aguilar, arrestado en San Sebastián y hermano del ex jefe político de ETA, Aitor Elizarán, detenido el pasado 19 de octubre en Carnac (Francia) junto a la también etarra Oihana San Vicente.

El resto de los detenidos son José Aldasoro Jáuregui, hermano del histórico dirigente batasuna Juan Cruz Aldasoro Jauregui; Egoitz Garmendia Vera, condenado en 2007 a nueve meses de cárcel por irrumpir en un pleno del Parlamento vasco; Erika Bilbao Bárcena, absuelta de la acusación de distribuir 'zutabes' de ETA; Sandra Barrenetxea Díez, Rosa Iriarte Laset, Ainaiz Ariznabarreta Ibarlucea y Urko Asier Ayerbe Sarasola.

Con esta operación, la primera desarrollada por las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado tras el comunicado de ETA del 5 de septiembre en el que anunciaba 'el cese de sus acciones ofensivas armadas', el Ministerio del Interior da por desarticulada la dirección nacional de EKIN, a la que se considera parte del entramado político más duro de la banda terrorista ETA.

Según fuentes de la investigación, EKIN actuó de correo con la banda para hacerle llegar la declaración de Alsasua, uno de los documentos más relevantes presentados por el denominado sector posibilista de la izquierda abertzale con vistas a estar presente en las próximas elecciones municipales de 2011.

Los miembros de EKIN también tendrían entre sus funciones la organización del 'Gudari Eguna', el homenaje anual a los terroristas fallecidos que está previsto para el próximo día 27; la difusión de documentos internos y 'zutabes' de ETA, la puesta en práctica de métodos de coacción y violencia complementarios a los de la banda, y la ejecución y dirección de las estrategias de 'construcción nacional' establecidas por la organización terrorista.

La obsesión por la clandestinidad dentro de la banda terrorista ETA llevó a los integrantes de EKIN a elaborar un sistema específico de seguridad para toda la izquierda abertzale que fue aprobado por la dirección etarra que en ese momento dirigía Javier López Peña, alias 'Thierry', según informaron a Europa Press fuentes de la lucha antiterrorista. El manual ordenaba el uso de transporte público y prohibía a los militantes hablar entre ellos de otras organizaciones del entorno o ser fotografiados con el móvil.

Tras el último proceso judicial contra EKIN, la Audiencia Nacional condenó en diciembre de 2007 a 47 de los 52 acusados en el macroproceso contra esta organización, KAS y XAKI a penas de entre 2 y 24 años de cárcel, aunque en mayo de 2009 el Tribunal Supremo absolvió a 9 de ellos y rebajó considerablemente las condenas a todos los procesados menos uno por falta de proporcionalidad de las mismas.