Público
Público

Marruecos niega la entrada a ocho activistas prosaharauis

Les impidieron dejar el barco en el que llegaron a El Aaiún

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El Gobierno de Marruecos dejó claro este domingo que en el conflicto del pueblo saharaui sigue tienendo la sartén por el mango. Las autoridades policiales del país impidieron la entrada de ocho activistas de la Plataforma Canaria de Apoyo al Pueblo Saharaui —así como la de otros seis españoles— que se habían desplazado en barco desde Las Palmas hasta El Aaiún con la intención de visitar a la madre de Nayem Elgarhi, el adolescente de 14 años que el pasado 24 de octubre fue presuntamente asesinado por gendarmes marroquíes.

La embarcación de la empresa Naviera Armas, que cubre regularmente esa ruta, había partido el sábado por la noche de la capital canaria y arribó al puerto de la ciudad saharaui sobre las nueve de la mañana de este domingo, según explicó a Público Anselmo Piñero, uno de los activistas españoles retenido, miembro de la plataforma y de la Asociación Sáhara Acciones.

'En el puerto se podía ver a un numeroso grupo de personas con banderas marroquíes, así como a varios vehículos de la gendarmería, por lo que sospechamos que ya conocían nuestra llegada', explicó. Piñero aseguró que cuando la embarcación amarró en el muelle irrumpieron en su interior varios efectivos policiales marroquíes, 'la mayoría vestidos de paisano', que comenzaron a identificar a todos los pasajeros con pasaporte comunitario, 'unos cuarenta', en total. Los agentes portaban un listado 'con fotos de personas que apoyan al Frente Polisario'.

Después de que los agentes comprobaran su documentación, la mayoría de los pasajeros pudieron bajar a tierra, excepto los ocho activistas de la plataforma y otras seis personas 'que no tienen nada que ver con la lucha a favor del pueblo saharaui', afirmó Piñero.

Los españoles exigieron explicaciones a los miembros de la gendarmería marroquí, que justificaron la denegación de la entrada en el país en que no podían garantizar la seguridad de las personas ante la protesta que estaba teniendo lugar en el puerto. Asimismo, el portavoz de los activistas aseguró que, en todo momento, los policías les sacaron fotos y tomaron imágenes del barco.

El Ministerio de Asuntos Exteriores español movilizó a su representante en la ciudad, Mariano Collado, que se desplazó hasta la embarcación para comprobar el estado de los activistas prosaharauis. Éstos le pidieron que mediara para poder garantizar su salida del buque y su seguridad durante la visita a El Aaiún, así como para que exigiera a las autoridades marroquíes la eliminación de todas las imágenes capturadas en el barco.

Desde el ministerio no especificaron si llevaron a cabo algún tipo de negociación con el Ejecutivo marroquí. 'El Gobierno sigue muy de cerca el estado de los españoles', se limitaron a decir las fuentes diplomáticas consultadas. A las 21 horas, los activistas y los otros seis españoles seguían en el barco, sin ninguna expectativa de poder abandonarlo. 'Lo más seguro es que volvamos de vuelta a Las Palmas', afirmó Piñero.

En su opinión, lo ocurrido este domingo refleja el 'nerviosismo' del Gobierno de Rabat y su 'temor' de que su propuesta de autonomía avanzada para el Sáhara occidental 'no cuaje'. Lo cierto es que el incidente se suma al del pasado 24 de octubre cuando el joven Elgarhi fue abatido a tiros cerca del campamento de protesta Gdeim Izi situado a 15 kilómetros de El Aaiun. Los activistas se quejaron este domingo del 'sitio' al que la policía marroquí somete a ese emplazamiento construido a principios de octubre para demandar un mejor acceso a la vivienda y al empleo en el Sáhara.