Público
Público

Más de 500 años de cárcel para los etarras que atentaron en Legutiano

La Audiencia condena a Aitor Cotano y Arkaitz Goikoetxea por el asesinato del agente Juan Manuel Piñuel en mayo de 2008

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

La Audiencia Nacional ha condenado a sendas penas de 515 años de cárcel a los etarras Aitor Cotano y Arkaitz Goikoetxea por preparar y ejecutar el atentado contra el cuartel de la Guardia Civil en Legutiano (Álava), el 14 de mayo de 2008, en el que murió el agente Juan Manuel Piñuel.

En su sentencia, la sección cuarta de la Sala de lo Penal de la Audiencia Nacional condena también a un colaborador de estos dos etarras, Iñigo Gutiérrez, a ocho años de cárcel por un delito de colaboración con banda armada.

El tribunal obliga además a los dos etarras a indemnizar con 500.000 euros 'a los perjudicados por el fallecimiento' de Piñuel, su hijo de dos años y su mujer. También deberán indemnizar a los 27 agentes y familiares residentes en el cuartel que resultaron heridos con cantidades que oscilan entre los 1.600 y los 100.000 euros.

Cotano y Goikoetxea, para los que la Fiscalía pedía 534 años y 6 meses de cárcel, han sido considerados autores de un delito de asesinato terrorista (30 años), de 14 delitos de asesinato terrorista intentado (20 por cada uno), de otros 12 delitos de asesinato intentado en diferente grado (15 años por cada uno), de un delito de estragos (20 años), otro de daños (2 años) y de dos delitos de uso ilegítimo de vehículo (3 años cada uno).

Según el relato de hechos probados, el 11 de mayo de 2008, Cotano y su colaborador, Iñigo Gutiérrez, trajeron de Francia una furgoneta, sustraída en ese país y cargada de explosivos, sabiendo que 'tales explosivos' se iban a emplear en el atentado contra el cuartel de Villarela-Legutiano. 

La furgoneta contenía cerca de 200 kilos de explosivos y se puso sin previo aviso

Llegando al lugar del atentado, Cotano continuó en dirección Bilbao y Goikoetxea se dirigió al cuartel y estacionó la furgoneta bomba junto a la puerta de acceso al edificio. Tras dejar preparado el artefacto explosivo, huyó en el Peugeot 306 junto a Zarrabeitia.

Goikoetxea y un tercer miembro de este comando 'Hegoak', Eneko Zarrabeitia, abandonaron el vehículo y  lo dejaron preparado para que explotara a las seis de la madrugada, aunque finalmente fue localizado unas horas antes, 'lo que permitió acceder al turismo, inspeccionarlo y hacerse los investigadores con vestigios que pudieran ser relevantes'.

La furgoneta estalló a las 2.55 horas del 14 de mayo, 'no dando tiempo a esquivar o al menos pretender reducir sus efectos, dado que no hubo llamada de aviso'. La explosión se produjo 'a los dos minutos de ser aparcada a las puertas del edificio', buscando con ello 'el mayor número de daños personales y patrimoniales'.

Los cerca de 200 kilos de explosivos empleados en el atentado causaron la muerte en el acto de Piñuel, de 41 años, 'buscada por los acusados', y heridas, 'sin ese resultado letal, también deseado por aquellos' a otras 27 personas residentes en el cuartel, destaca la Sala.