Público
Público

Mas abre la legislatura pidiendo una "transición nacional" para Catalunya

El candidato a president corteja al PP y apela al concierto en materia identitaria

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El PP se frotaba las manos bien mediado el discurso de investidura de Artur Mas, centrado en la gestión de la crisis económica. Pero fue al final de la alocución cuando la reivindicación identitaria del candidato rompió el idilio. 'Catalunya debe entender que España quiere seguir siendo una sola nación con un solo Estado', proclamó el presidenciable convergente.

Y como remedio a esta situación, Mas aseguró que 'igual que España hizo su Transición democrática una vez acabada la dictadura, Catalunya debe iniciar su transición nacional». Mas quiso matizar que se refería a 'transición, no a revolución'. Y, para dejar claro a qué se refería, esgrimió de nuevo su propuesta de lograr para Catalunya un nuevo modelo fiscal que en campaña se denominaba 'concierto' pero que ha pasado a 'pacto' que 'genera grandes consensos en la sociedad catalana'.

Desde CiU admiten que el concierto económico muy difícilmente puede lograrse, pero lanzan un aviso: si no se logra en una negociación con el Gobierno central, la federación no ayudaría a la estabilidad en el Congreso y apostaría de forma clara por el derecho a decidir y la celebración de un referendo en este sentido.

En la misma línea ambiciosa pidió reformar la Ley de Consultas catalana para evitar, como ocurre con el texto actual, que sea necesaria la aprobación del Gobierno para celebrar consultas.

La intervención de Mas no sirvió para ahuyentar los fantasmas de los recortes sociales ante la mirada de unos partidos de izquierdas que no han tenido inconveniente en equiparar al líder de CiU con el premier británico, David Cameron.

Sus palabras destilaron ambigüedad y no quiso adquirir compromisos concretos ante el 'desconocimiento sobre la situación financiera real de la Generalitat'. Dicho eso, lanzó dos avisos: 'Es preferible gastar mejor que incrementar la carga fiscal', dijo, para rematar diciendo que 'cualquier incremento de la presión fiscal debe ser posterior a la recuperación económica'.

Mas sí anunció que 'cualquier mejora' de las finanzas públicas 'debe tener un efecto inmediato' para aumentar el peso del gasto público. Y se refirió particularmente a los padres, a quienes prometió 'extender más allá de los tres años las ayudas directas' cuando se vuelva a crear riqueza.

Su discurso, de una hora y veinte minutos de duración, incluyó palabras de buena voluntad y se comprometió a ser 'dialogante y abierto': 'El único sentimiento que me acompaña es el del agradecimiento, no hay rincón para el resentimiento ni la venganza'.

El líder de CiU, claro vencedor de las elecciones del pasado 28 de noviembre, destinó la mayor parte de su discurso a insistir en la idea que ya desgranó a lo largo de la campaña electoral: la salida de la crisis es la primera prioridad de su partido. Tanto, que se refirió 'no a un objetivo de Govern, sino a un objetivo de país'.

Mas desgranó su argumentario más liberal, el que reserva a la materia económica, para exponer cómo pretende que en Catalunya vuelva a generarse empleo. Explicó las recetas que ya expuso en campaña, como la moderación en materia de impuestos, que explicó así: 'Desarrollaremos una política fiscal que incentive el crecimiento económico y la actividad productiva'. En este sentido, anunció suprimir 'de manera progresiva' las subidas de impuestos del Tripartito y la supresión del impuesto de sucesiones y donaciones.

Las palabras de Mas fueron saludadas con frialdad por el PSC. Su portavoz, Miquel Iceta, tildó el discurso de 'inconcreto, sin alma, sin compromisos concretos y sin cifras'. El presidente del grupo en el Parlament, Joaquim Nadal, pidió una cumbre para tratar la crisis, cosa que el presidenciable de CiU aceptó como primera medida del futuro Govern.

Por su parte, el secretario de Organización del PSOE, Marcelino Iglesias, reiteró que el Gobierno no prevé cambios en el actual modelo de financiación. Mas lo sabe desde hace meses; ahora le tocará sacar rédito de la situación.