Público
Público

Mas intenta atajar la protesta social bajando el sueldo del Govern

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Artur Mas anunció ayer la supresión de la paga de Navidad de los consellers y altos cargos de la Generalitat en respuesta a la intensa presión del sector sanitario por la dura política de recortes. El hecho se produce después de que representantes de las juntas clínicas de los grandes hospitales públicos pidiesen la reducción de sueldo de altos cargos y diputados para achicar fondos con destino a la salud pública.

La supresión de la paga navideña de los miembros del Govern y los 350 altos cargos de la Generalitat y directivos de empresas públicas supondrá un modesto ahorro de 1,8 millones de euros. Se trata de una cifra simbólica frente al recorte de 1.000 millones (10%) de la factura sanitaria, pero el Govern intenta apagar el fuego declarado en el sector tras la última vuelta de tuerca adoptada para cumplir in extremis el objetivo de déficit.

La presión de los profesionales de la Sanidad pública fuerza la decisión

El malestar que se arrastra desde la puesta en marcha del programa de recortes ha derivado en una situación explosiva por el nuevo tijeretazo de 45 millones 20 en concepto de retrasos a costa de las retribuciones complementarias de los 40.000 funcionarios del Institut Català de la Salut (ICS), más otros 32 millones a cargo de proveedores y farmacias. El discutido conseller de Salut, Boi Ruiz, hostigado desde todos los frentes, emplazó ayer ante el Parlament al Gobierno central que salga de las elecciones del 20-N a definirse sobre el copago y asumir la necesidad de aportar más ingresos para financiar la sanidad pública.

Mas se sacó de la chistera la eliminación de la paga extra después de que el portavoz del Govern, Francesc Homs, esquivara la reclamación de la rebaja de sueldos. 'No digo que no se vuelva a plantear, pero eso ya se ha hecho', dijo el martes al término de la reunión del Consell Executiu, donde el president afirmó ayer haber planteado el caso.

La iniciativa se suma, en efecto, a la rebaja del 15% del salario de los miembros del Govern aplicada por el anterior Gobierno de izquierda pocos meses antes de abandonar el poder. 'Este año nosotros volveremos a actuar en este sentido; nos afecta a nosotros y no obliga a nadie más, pero lo haremos como Gobierno', afirmó Mas dirigiéndose al dirigente socialista y exconseller Joaquim Nadal. La supresión de la paga de este año se produce también tras el recorte del gasto aplicado ya por la fuerte reducción (23%) de altos cargos y la rebaja aún mayor (40%) del número de asesores y cargos políticos adscritos como personal eventual.

El ahorro a costa de los consellers y altos cargos será de 1,8 millones de euros

La decisión del Govern fue seguida de inmediato por el anuncio de un nuevo 'plan de choque' en los gastos del Parlament, anunciado en los pasillos por la propia presidenta, Nùria de Gispert. 'Con la que está cayendo, con el déficit y la deuda que tenemos, que los altos cargos pierdan la paga extra es sólo una medida para dar ejemplo', afirmó De Gispert, quien anticipó medidas que irán 'más allá' de la iniciativa del Govern. La presidenta adelantó que el nuevo plan supondrá recortes de retribuciones de diputados y altos cargos, así como de gastos corrientes. El sueldo de los diputados ya sufrió recortes del 8% al 15 %, además de otras medidas de ahorro como el retorno de seis millones previstos para obras y la supresión de la mitad de la flota de vehículos oficiales.

'Con esto no se resuelve el problema de la sanidad y la educación, pero se demuestra que las instituciones son sensibles', afirmó la dirigente democristiana. 'Es un gesto para que las familias que están sufriendo sepan que el Gobierno de la Generalitat está a su lado y también el Parlament', concluyó la presidenta de la Cámara.

En esta misma línea, animada sin duda por la inminencia de las urnas, el concejal Alberto Fernández, líder del PP en el Ayuntamiento de Barcelona, propuso ayer que los regidores y altos cargos de gobierno del Ayuntamiento de Barcelona renuncien también a la paga extra de Navidad, idea que propone hacer extensible a la Diputación de Barcelona.