Público
Público

Mas: "Catalunya necesita un Estado"

El president de la Generalitat dice en Madrid que "hay una fatiga mutua" entre su país y España. No descarta adelantar elecciones si la situación se vuelve "ingobernable y el pacto fiscal no tiene posibilidades"

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Era 'la visita a Madrid más delicada de todas' desde que fue nombrado president de la Generalitat de Catalunya. Así lo ha reconocido Artur Mas nada más comenzar su intervención durante un desayuno informativo que se ha celebrado en la capital, que ha tenido lugar tan sólo dos días después de la multitudinaria manifestación de la Diada, la mayor de la historia de Barcelona, que reclamó la independencia de Catalunya y que él mismo respaldó. Lejos de lo que se pudiera pensar, Mas no ha suavizado su discurso por estar en Madrid e intervenir ante la plana mayor del empresariado español. Se ha mantenido tajante a favor de la creción de un nuevo Estado dentro de Europa, a pies juntillas con el lema de la marcha del 11 de septiembre. 

Su convicción independentista, ha asegurado el president, nace del fracaso de su perseverancia de las últimas décadas en su intento por hacer encajar la identidad catalana dentro del Estado. 'Durante décadas el proyecto ha sido intentar transformar el Estado para que el Estado fuera nuestro. Un Estado amable en el que Catalunya pudiera encajar', ha dicho. Pero manifestaciones como las de la Diada demuestran, en su opinión, que eso no ha sucedido. 'No habremos tenido la fuerza suficiente', ha lamentado. Por lo tanto, si no es posible adecuar las expectativas de los catalanes dentro de España 'lo que tiene que entenderse es que Catalunya necesita un Estado', ha concluido. 

'No nos hemos vuelto locos, ni subido a la colina. Cuando los catalanes reclaman instrumentos de Estado lo hacen dentro del marco europeo e incluso del euro que intentamos defender', ha insistido. Pero después de años en los que Catalunya ha aportado a las arcas públicas españolas más de lo que ha recibido de las mismas, 'al final la gente dice basta'. Mas ha comparado la relación entre su país y España con la que existe entre el norte de Europa y el sur del continente. 'Se están cansando de la forma de actuar de cada uno'. 'Hay una fatiga mutua' entre España y Catalunya. 

Porque los catalanes 'se han cansado' de 'no poder progresar bien' por la asfixia del Estado, y tienen la sensación de que 'no se le acepta como es', con su lengua y su cultura propias. Por contra, España 'se cansa de la forma de hacer de Catalunya' y percibe que es una comunidad autónoma 'que siempre pide y siempre se queja'. Mas ha justificado esa percepción desde el prisma catalán. Porque, según ha recordado, los nacionalistas catalanes estuvieron en los Pactos de La Moncloa, contribuyeron a la redacción de la Constitución, estuvieron 'al lado del rey' durante el golpe de Estado del 23-F y 'siempre que ha habido un Gobierno en minoría', le han respaldado en el Parlamento.

Sin embargo, Catalunya se ha encontrado con una 'invasión competencial permanente', el Estado ha negociado las reformas estatutarias 'siempre a la baja', se ha mantenido un 'déficit fiscal inamovible' durante los últimos 30 años y tiene la sensación de que 'cuando se habla de identidad y de cultura', no se les entiende en Madrid e incluso se les 'menosprecia'. 

Esa es la explicación que está detrás del masivo apoyo a la protesta de la Diada que, según ha explicado el president de la Generalitat secundaron cerca de un millón y medio de catalanes, lo que trasladado en proporción a la realidad española, sería como si por las calles de Madrid desfilaran nueve millones de ciudadanos. Por eso Mas ha emplazado a los poderes centrales del Estado a 'no minimizar lo que está ocurriendo en Catalunya', porque si se le da menos importancia de la que tiene, 'se cometería un gravísimo error'. 

El coloquio del desayuno informativo organizado por Nueva Economía Forum ha sido monotemático sobre la cuestión de la independencia. Y Mas ha insistido en la necesidad del pueblo catalán por decidir su propio futuro. Ha reiterado su determinación por llevar hasta sus últimas consecuencias 'una transición interna catalana' que tenga como objetivo la constitución del estado catalán y que comience con la aplicación del pacto fiscal. Siempre dentro de europa, ya que Catalunya 'tiene una vocación europea milenaria'. 

Mas ha lamentado no poder encajar ese proyecto soberanista dentro de una España federal, porque el problema de ese modelo es 'que a parte de Catalunya y de otros territorio, la mayoría no cree en esa España federal'. Como ejemplo ha citado que 'en 35 años de democracia' no se ha producido una reforma del Senado para convertir a la Cámara Alta en una verdadera cámara territorial. 

El president no ha descartado la convocatoria de unas elecciones anticipadas en Catalunya. Él no tiene previsto adelantarlas pero tampoco puede 'asegurar' que vayan a ser necesarias. 'Estamos en un momento tan excepcional que no se puede actuar como si estuviéramos ante un momento normal'. Por tanto, si la situación se hace 'ingobernable y el pacto fiscal no tiene posibilidades', no ha descartado convocar elecciones antes de 2014, que es cuando finaliza su mandato. 

La expectacion ante la llegada de Mas a Madrid era máxima. Y en el desayuno le han acompañado representantes empresariales pero también diputados del Congreso de CiU, PSC o PNV y una cantidad ingente de periodistas españoles e internacionales, con ansia por conocer más sobre los objetivos independentistas del máximo dirigente de Catalunya. Por parte del Gobierno, la representante ha sido la delegada en Madrid, Cristina Cifuentes, cuya única aportación al abandonar el acto ha sido recordar que 'Catalunya es España'.