Publicado: 07.04.2014 20:19 |Actualizado: 07.04.2014 20:19

Más de un centenar de personas piden en Madrid la puesta en libertad de los detenidos del 22-M

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Alrededor de 200 personas se han concentrado este miércoles en la Puerta del Sol de Madrid para dar apoyo a los detenidos en la Marcha de la Dignidad del pasado 22 de marzo y exigir su puesta en libertad.

Actualmente hay doce personas detenidas acusadas de delitos de desordenes públicos, atentado a la autoridad y lesiones. Uno de los detenidos es Miguel M., quién se encuentra ahora mismo en la prisión de Soto del Real desde el 24 de marzo. Se trata del joven para quien el juez decretó prisión provisional al imputarle un delito de lesiones contra un agente, atentado contra la autoridad y desórdenes.

Durante la manifestación de una hora, convocada por 28 agrupaciones, los allí reunidos han ido viendo como su número iba creciendo. "Yo estoy aquí en apoyo, por solidaridad" cuenta a Público un señor de 70 años, que dice luchar por el futuro de sus generaciones venideras.

"Los detenidos recibieron el mismo trato que durante el franquismo"

Fátima, madre de uno de los menores detenidos durante los incidentes de las Marchas de la Dignidad, ha relatado que la policía bromeó en comisaría con usar la porra con fines sexuales. "Le tenían contra la pared, sin darle agua ni dejarle ir al baño. Esto es el mismo trato y las mismas sensaciones que durante el franquismo".

Los convocantes señalaron que "estos ataques del poder responden, además a una campaña general orquestada por las instituciones del Estado destinada la criminalización de la protesta social, tratando de impedir el libre ejercicio del derecho de manifestación y de los derechos conquistados en general, que se ceba contra los manifestantes más activos, y en particular en la juventud".

Manu, treintañero, cree que las actuaciones policiales pueden ser usadas como "cortinas de humo" por el Gobierno para tapar otras cuestiones y parecer que esto sea" una prioridad nacional".

Pablo, un joven de 18 años, apoya la concentración y critica la represión policial pero apunta que "la actuación fue brutal, tanto de unos como de otros".