Público
Público

Mas se compromete ante los agentes sociales a dar marcha atrás en los recortes

Puig asegura que Govern, sindicatos y empresarios catalanes coinciden en que "los déficits que se intentan imponer desde Europa a España y desde España a Catalunya no son asumibles"

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El conseller catalán de Empresa y Empleo, Felip Puig, ha afirmado que el Govern estudiará la necesidad de dar marcha atrás en algunos recortes e impuestos implantados durante la crisis cuando mejoren las condiciones de la economía, ya que ha asegurado que son ajustes 'coyunturales', y ha manifestado que este es uno de los objetivos del nuevo Acuerdo Estratégico 2013-2015 con sindicatos y patronales . 'El Govern está de acuerdo con esto y es una de las líneas de trabajo que exploraremos', ha argumentado Puig en rueda de prensa tras la reunión de este miércoles.

Puig ha considerado que las políticas de crecimiento están determinadas por la mejora del déficit presupuestario y del déficit fiscal impuesto por Europa y el Gobierno español, así como por un compromiso de luchar contra el fraude fiscal, lo que ha asegurado que permitiría unos presupuestos 'mucho más ajustados a las necesidades del país'.

El conseller ha hecho una lectura 'francamente positiva' de la actitud de los sindicatos y las patronales en la reunión de este miércoles, y ha constatado que han compartido el análisis de la situación y han apoyado al Govern en su negociación con el Gobierno central para aumentar el límite del objetivo de déficit para Catalunya. 'Hemos coincidido en que los déficits que hoy se intentan imponer desde Europa a España y desde España a Catalunya no son asumibles', ha afirmado Puig, que ha asegurado que la decisión del Govern de no presentar los presupuestos hasta conseguir un relajamiento del déficit está dando sus resultados.

Según el conseller, las bases que establecerá el Acuerdo Estratégico deben permitir preparar Catalunya para el momento en que empiece la recuperación económica, y ha subrayado que, más allá del contenido, esta reunión es positiva porque ha establecido un entorno de diálogo y concertación con sindicatos y patronales. 'Es muy importante lo que hoy hemos conseguido, que es generar el ambiente y el clima para lograr un gran acuerdo social', ha considerado, y ha admitido que no habrá pactos unánimes, pero sí acuerdos en los temas más importantes, como la reactivación económica, el fomento del empleo y la cohesión social, los tres ejes principales entorno a los que gira el Acuerdo.

Al ser preguntado por el hecho de que el Acuerdo Estratégico había estado paralizado desde hace casi tres años, Puig ha argumentado que la consolidación fiscal a la que se vio sometida la Generalitat alteró las líneas marcadas por el segundo acuerdo, así como también el 'final precipitado' de la anterior legislatura, pero ha remarcado que más vale tarde que nunca.

De la reunión de este miércoles ha salido el documento de base del Acuerdo Estratégico, que deberá traducirse en una hoja de ruta con medidas concretas, que se prevé tener elaborada en tres meses.

El primer eje del Acuerdo es la reactivación económica y factores estratégicos de competitividad, lo que incluye medidas para el impulso de la política industrial del país, la internacionalización, la simplificación administrativa, la innovación, la mejora de la liquidez a las empresas y las infraestructuras estratégicas.

La segunda pata es el fomento del empleo y la cualificación profesional, que incluye políticas activas de empleo, el fomento de la iniciativa y la emprendeduría, y la formación profesional.

Para fomentar las políticas de cohesión social, buscará medidas en torno a las políticas de salud, educativas y de vivienda, la atención a la dependencia y la lucha contra la pobreza y la exclusión social.

Las tres grandes patronales catalanas, Fomento del Trabajo, Pimec y Fepime, han apoyado este miércoles la postura del Gobierno catalán y han pedido al Estado que acceda a incrementar el objetivo de déficit para 2013, como pide la Generalitat.

En rueda de prensa tras la reunión del Acuerdo Estratégico 2013-2015, el presidente de Fomento del Trabajo, Joaquim Gay de Montellà, ha apreciado que es necesaria una asimetría en la financiación autonómica: 'El café para todos es un modelo que ha funcionado bien durante más de treinta años y ya no forma parte de la realidad de nuestro país, en este caso de Catalunya', ha argumentado. Desde Pimec, su presidente, Josep González, ha abogado por que el objetivo de déficit para la Generalitat este año sea de al menos un 2%, porque de mantenerse el límite actual, la economía catalana resultará 'perjudicada'. El presidente de Fepime, Eugeni Cima, ha explicado que en varios encuentros que durante los últimos meses han mantenido con el ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, las patronales catalanes han expresado un mensaje 'claro y tajante': que al igual que en la UE no todos los Estados deben cumplir con el mismo objetivo de déficit, lo mismo debe ocurrir con las autonomías.

Otra demanda ante el Estado que comparten las tres grandes patronales es la necesidad de un nuevo modelo de financiación para Catalunya, que en palabras de Cima, debe ser 'la que se merece' y no el sistema actual.