Público
Público

Mas da por rotas las reglas de juego de la Transición

El president critica las «amenazas» que tiene Catalunya

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La relación entre Catalunya y el Estado no está cerrada y cuanto más 'excluyente' sea el nacionalismo español, más fuerza tendrá el catalanismo para cambiar las reglas del juego, según él análisis que hizo ayer el president de la Generalitat, Artur Mas. El líder de CiU se estrenó en su primer mensaje institucional en la víspera de un 11 de septiembre, la Diada Nacional de Catalunya, y lo hizo pidiendo confianza a todos los catalanes para crear 'un país más sólido, justo y libre'.

En su discurso a los ciudadanos, el president no habló ni de más autogobierno ni de independencia, pero sí lanzó algunos guiños: 'Afrontamos años de transcendecia histórica que marcarán para mucho tiempo el rumbo y nuestro futuro como país'.

El dirigente hizo ayer su primer discurso de la víspera de la Diada

Mas recordó las últimas polémicas que han vuelto a poner en discusión el encaje de Catalunya dentro de España.Habló de 'falta de respeto' a la cultura y la lengua catalana, y también de la reciente modificación 'unilateral' de la Constitución, que se hizo gracias a los votos de PSOE, PP y UPN. Este episodio 'rompe definitivamente las reglas del juego de la Transición al dejar de lado a uno de sus principales artífices: el catalanismo', proclamó. Catalunya 'tiene que tomar nota' y lo ocurrido, 'obviamente, no será neutral ni inocuo en la relación entre Catalunya y el Estado'. En este sentido, Mas advirtió que 'la visión uniformista y excluyente de España refuerza el catalanismo, del signo ideológico que sea, más allá del malestar o el resentimiento puntual'.

Como era de esperar, el president se refirió también a la polémica sentencia del Tribunal Superior de Justícia de Catalunya (TSJC) que obliga a modificar el sistema de enseñanza en catalán. 'Nadie puede pretender cambiar un determinado modelo de convivencia que, además, ha obtenido buenos resultados y goza de un consenso social mayoritario'. Este argumento se reforzó ayer, cuando se hizo público que el TSJC había desestimado un recurso del abogado Severo Bueno de Sitjar contra un decreto de la enseñanza de segundo ciclo de Infantil (de tres a seis años). En este caso, el tribunal sostenía que 'resulta perfectamente legítimo que el catalán sea el centro de gravedad de este modelo de bilingüsimo'. Este caso se produjo el 18 de julio, diez días antes del fallo que obligaba a modificar la inmersión lingüística en catalán.

Otra sentencia del TSJC respalda la enseñanza en catalán

Pero además de los problemas identitarios, Catalunya vive un momento de tensión social provocado por la crisis y los recortes de servicios públicos que ha impulsado el Ejectuvio de Mas. El President habló de 'obligada política de austeridad' y aseguró que es 'el único camino para asegurar que las generaciones más jóvenes, nuestros hijos y nuestros nietos, puedan gozar como mínimo del mismo Estado del Bienestar'. Mas criticó duramente lo que llamó 'la coacción disfrazada de demanda', en referencia a las protestas que hubo en el Parlament.