Público
Público

Mas desafía al Gobierno con un Presupuesto que dobla el déficit

El Govern insiste en exigir la corresponsabilidad fiscal del Estado para cuadrar las cuentas

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El Gobierno de la Generalitat de Catalunya plasmó ayer en el proyecto de Presupuestos de 2011 su desafío al Gobierno central, al duplicar el objetivo de déficit y llegar hasta el 2,66% del PIB, pese a un drástico recorte medio del gasto del 10%. En cifras absolutas, el tijeretazo se concentra en los departamentos más sensibles como Sanidad, Obras Públicas y Educación.

El conseller de Economía y Finanzas, Andreu Mas-Colell, insiste en que sólo sería posible ajustarse al 1,3% fijado a instancias de Bruselas si el Gobierno accede a 'corresponsabilizarse' en el reequilibrio de la balanza fiscal, básicamente con el anticipo de 1.450 millones a cuenta del Fondo de Competitividad. El Gobierno persiste formalmente en sus posiciones, según la reacción de la vicepresidenta Salgado.

El Govern prevé en 2011 un desajuste presupuestario de hasta el 2,66%

'El Gobierno español nos ha dicho que era mejor esperar a después del 22-M para tener concreción' sobre el polémico anticipo, aseguró a primeros de mayo Artur Mas en el Parlament. El president responsabilizó así al Gobierno español del retraso del Presupuesto, al enrocarse sobre el pago de esta partida, vital para cuadrar los ingresos y cumplir el déficit. De momento, todo sigue igual, pero la Conselleria de Economía se ha esmerado en presentar el doble escenario fiscal, que prevé rebajar el déficit incluso al 1,26% del PIB, ligeramente por debajo de lo exigido.

'La comunicación es fluida y esto en sí es una buena señal', declaró ayer prudentemente Andreu Mas-Colell al ser interrogado sobre la disponibilidad del Gobierno, una vez despejada la incógnita electoral. Fluida o no, el conseller ha vuelto a repetir que insistirá hasta las 24 horas del 31 de diciembre' en pedir el anticipo de 1.450 millones. Sumados a otros 1.200, según cálculos, de inversiones pendientes y 200 más por la cesión de activos inmobiliarios (grandes hospitales), el total permitiría cuadrar un déficit del 1,26%.

Salgado insiste en que el 1,3% es un 'compromiso irrenunciable'

El Govern de Artur Mas, que se enfrenta ahora al trámite parlamentario sin garantías explícitas, pide a PP y PSC que, al menos, se abstengan para permitir su aprobación. Los acuerdos en ayuntamientos clave como Badalona, Tarragona y Barcelona, así como en la Diputación provincial, gravitan sobre este escenario.

A primeros de mayo, poco después de que el PSC se alineara con el PSOE en el Congreso para rechazar una envenenada moción de CiU exigiendo el anticipo del fondo, Zapatero se mostró conciliador. 'Todos tenemos que trabajar para que la Generalitat pueda cumplir con sus compromisos y los objetivos de déficit', dijo. La incógnita sigue.

Ayer, la vicepresidenta Elena Salgado se ciñó al guión sin quitar ni añadir nada. La titular de Economía reiteró que el objetivo de déficit es un 'compromiso irrenunciable' y que el Gobierno seguirá realizando un estricto control para garantizar que las comunidades cumplan. Preguntada sobre el Presupuesto de la Generalitat, Salgado pasó de puntillas y dijo que el Estado no tiene competencias sobre los presupuestos que aprueban los parlamentos autonómicos.

'Nosotros no pediremos perdón porque no estábamos en el Gobierno en 2010', subra-yó ayer Mas-Colell, en referencia al abultado déficit del 3,86% (más de 7.000 millones) dejado por el Tripartito, desbordando con creces el objetivo del 2,4% del PIB. 'Lo que no puede la Generalitat es comerse en un año la diferencia de déficit porque eso no se lo creería nadie', añadió el conseller con rotundidad.