Público
Público

Mas despliega su agenda independentista ante Rajoy

Los presidentes español y catalán afrontan su encuentro en La Moncloa enrocados en sus posiciones. El de Catalunya podría anunciar el anticipo electoral en la sede de la Generalitat en Madrid.

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Cuando todo parecía que podía encarrilarse con un posición conciliadora del presidente del Gobierno sobre la opción de estudiar —al menos— una nueva forma de financiación para Catalunya, la secretaria general del PP avanzó ayer la posición de su jefe: 'No hay margen para la negociación'. El propio Mariano Rajoy la había ratificado minutos antes en el Congreso de los Diputados: frente al independentismo, Constitución, Constitución y Constitución.

Desde la Generalitat, su presidente no tardó en contestar: el pacto fiscal que proponen los de CiU para su Comunidad 'no es un problema, sino la posible solución' para el encaje de Catalunya en España. Artur Mas ha pedido a Rajoy que le escuche atentamente y sin prejuicios, pero que si no es así, Catalunya 'hará su camino'. Como muestra, el embrión de la Agencia Tributaria catalana que el president firmó ayer con los presidentes de las diputaciones catalanas.

Para los nacionalistas catalanes, además, el mensaje del rey en la web de la Casa Rea , lejos de llamar a la 'unidad' a la que Juan Carlos apela —y Presidencia aprueba—, ha confirmado que sus legítimas pretensiones independentistas pretenden ser acalladas sin ser estudiadas siquiera por el Gobierno de Rajoy.

Con esta tensión indisimulada, llega hoy a La Moncloa, a media mañana, el presidente de la Generalitat. Artur Mas ha querido hacer un gesto contundente y sin precedentes para demostrar su profundo malestar y desacuerdo con la inmovilidad del Ejecutivo ante su proyecto de pacto fiscal. Tras reunirse con Rajoy en la sede de la Presidencia en Madrid, el jefe del Ejecutivo catalán se desplazará al emplazamiento de la Generalitat de Catalunya en la capital española, donde dará cuenta del resultado de esta cita a los periodistas. Mas ha rechazado el ofrecimiento de La Moncloa de hacer allí su rueda de prensa de conclusiones, como es habitual desde que los presidentes de las Comunidades Autónomas son recibidos por el de la Administración central. De momento, no está previsto que nadie de La Moncloa salga oficialmente a dar cuenta también de esta reunión.

La comparecencia de Mas ha levantado aun más expectación tras saberse que Rajoy no negociará ni mucho menos aceptará su pacto fiscal, un modelo de financiación equivalente a los conciertos vasco y navarro pero adaptado a la realidad fiscal catalana. Sin embargo, de esta comparecencia del president cabe esperar, previsiblemente, dos cosas: la ruptura definitiva de la Generalitat con el PP, en Catalunya y en Madrid (el último apoyo de CiU a Rajoy vino por la tercera reforma financiera), y la convocatoria de elecciones anticipadas previstas para el otoño de 2014.

Los más optimistas en las filas conservadoras las sitúan en la primavera del año que viene; los desmoralizados, en noviembre o diciembre de 2012, lo que lleva al PP a enfrentarse a tres convocatorias electorales de las que todo apunta a que perdería dos. Y en el peor de los casos, si Alberto Núñez Feijóo no saca la mayoría absoluta en Galicia el 21 de octubre, las tres.