Público
Público

Mas se gasta 885.000 euros en una auditoría para anunciar recortes

Mas-Colell presenta un informe que eleva la deuda de la Generalitat de un 3,9 a un 4,2%

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La auditoría encargada por el Govern sobre el estado económico-financiero de la Generalitat arroja un volumen de deuda de 31.740 millones, lo que significa que sólo el próximo año la Administración catalana deberá pagar 766 millones en intereses. El conseller de Economia, Andreu Mas-Colell, avanzó que el Presupuesto para 2012 mantendrá el mismo nivel de gasto que el del año anterior, pero dejó entrever que los recortes podrían aumentar en 2012. No sólo se mostró preocupado por los 4.300 millones de pagos pendientes en 2011 y los 3.290 para 2012, sino que el hecho de tener que encajar una mayor partida para pago de intereses conllevará también una mayor presión en las cuentas.

'En dos años se ha doblado el pago de intereses', lamentó el conseller, que añadió que sólo este año la cantidad destinada en este concepto equivale a nueve veces el presupuesto de la Conselleria de Cultura. El informe que presentó ayer Mas-Colell no ha aportado ninguna sorpresa. El documento elaborado por la consultora Deloitte no da a conocer deuda oculta ni irregularidad contable. De hecho, el dato principal del documento que ha costado 885.000 euros de que el déficit en 2010 se eleva del 3,9 al 4,2%, hasta los 8.352 millones, ha sido determinado por la Intervención General de la Administración del Estado (IGAE), el órgano que cada año se encarga de verificar la actividad económica del sector público.

El estudio sí ha servido para dar más cifras comparativas sobre la situación complicada de Catalunya: 'Uno de cada tres euros que se gastó en 2010 no tenía cobertura', por lo que, para financiarse, la Administración ha tenido que recurrir a los préstamos y a la deuda. Una situación 'insostenible', que el anterior Govern 'debería haber empezado a reconducir hace dos años', repitió el conseller. Pese a ello, no quiso 'hacer sangre'.

El motivo es que en breve la Generalitat de Catalunyaquiere colocar una nueva emisión de bonos al mercado minorista.