Público
Público

Mas presenta un plan de ajuste que le acerca al PP

CiU anulará todas las subidas de impuestos del Tripartito si recupera el Gobierno

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Al PP le gusta hablar del 'círculo virtuoso' y CiU vende su 'espiral de prosperidad', pero las propuestas económicas que presentan a los electores catalanes tienen el mismo punto de partida: la bajada de impuestos como propulsor de la economía.

Difícilmente volverán aquellos abrazos cálidos del hotel Majestic, donde convergentes y populares sellaron en 1996 el pacto que llevó a José María Aznar a la Moncloa, pero el arranque de la campaña electoral catalana ha puesto de manifiesto que las recetas económicas de ambos partidos dejan abierto un amplio campo para la cooperación, lleguen o no a un pacto estable.

La Generalitat dejaría de ingresar 800 millones con el giro fiscal

Y pese a que el eje nacional domina aparentemente el debate en Catalunya, el pulso tradicional entre izquierda y derecha ha adquirido nuevos bríos ahora que los socialistas han recuperado su perfil más socialdemócrata y ya nadie menta en esta casa y en ninguna del Tripartito aquello de que 'bajar los impuestos es de izquierdas'.

El candidato de CiU, Artur Mas gran favorito, pese a que la encuesta del CIS difundida ayer rebajó sus expectativas al colocarlo a nueve escaños de la mayoría absoluta, quiso solemnizar desde el inicio de la batalla electoral que su gran preocupación, si llega a la Presidencia de la Generalitat, será luchar contra la crisis. Por esto su primer acto tras la pegada de carteles fue reunirse con un grupo de empresarios, ante los que desgranó su fórmula para sacar el país del hoyo en que, en su opinión, se encuentra.

Buen rollo'

El CIS refuerza las opciones de CiU de gobernar sin ataduras

Y su fórmula es la 'espiral de prosperidad', tan parecido al 'círculo virtuoso': la base es la reducción inmediata de impuestos y el adelgazamiento de la Administración. Pero mientras que Mariano Rajoy se mira en el espejo de David Cameron y sus medidas revolucionarias que incluyen despidos masivos en el sector público, Mas prefiere un perfil de moderación agazapado en el símbolo del Smiley y el buen rollo que guía su campaña.

Mas fue ayer explícito en su propuesta fiscal, lo que provocó que el socialista José Montilla le acusara de inspirarse precisamente en Cameron. 'La primera medida que tomaré será la eliminación del impuesto de sucesiones', dijo Mas. Y luego, añadió, 'colocar de forma progresiva todos los impuestos en el lugar donde estaban antes de la llegada del Tripartito'.

Pocas horas después, la popular Alicia Sánchez-Camacho decía algo parecido con un lenguaje más agresivo: 'Montilla y Zapatero han estrangulado a impuestos a los catalanes'.

Mas no detalló a qué impuestos se refería. Pero el impacto de la 'contrarreforma' convergente en palabras de Joan Herrera, candidato de ICV podría ser notable en unas cuentas ya muy débiles: la Generalitat dejaría de ingresar unos 800 millones.

El Tripartito que ahora ha anunciado su autodisolución ha sido quizá el Gobierno más socialdemócrata de toda España y en más de una ocasión fue avanzadilla de aumentos de impuestos que luego adoptaron otros. Por ejemplo, el llamado céntimo sanitario que se aplica sobre la gasolina, que supone una recaudación anual de 300 millones, o el aumento del IRPF para las rentas superiores a los 120.000 euros anuales, que suponen otros 75 millones.

Impuesto de sucesiones

Pero hay más: el mantenimiento del impuesto de sucesiones y el de donaciones para los más pudientes tendrá un efecto presupuestario de otros 350 millones. Y los últimos retoques aprobados antes del verano que afectan, al impuesto de transmisiones patrimoniales suponen otros 25 millones.

Justo antes del inicio de la campaña, Mas ya dejó clara su predisposición a pactar con el PP 'medidas concretas', entre las que citó expresamente la eliminación completa del impuesto de sucesiones. Y el sondeo del CIS de ayer reforzó el escenario sobre el que trabaja el equipo de Convergència, que si no logra la mayoría absoluta aspira a pactar simultáneamente a su derecha y a su izquierda, pero siempre con un programa económico de inspiración muy liberal.

Si el sondeo acierta, el margen de maniobra de CiU será amplísimo: los electorados del PP, del PSC y de ERC coinciden en querer como primera opción que su partido pacte con CiU si nadie logra la mayoría absoluta. Al Tripartito puede sucederle una etapa de promiscuidad. Pero siempre dentro de la fidelidad a la ortodoxia liberal.