Público
Público

Mas recuerda ante Montoro que la Generalitat original ya recaudaba tributos

Destaca el espíritu catalán de pacto y proclama que la democracia debe estar por encima de todo. Avanza que su nuevo Govern "no será de ruptura con el anterior"

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Artur Mas ha señalado el peligro de 'colisión' entre Catalunya y España, en su toma de posesión como presidente de la Generalitat. Puede haber gente que piense que existe ese riesgo, ha dicho, en uno de sus habituales recursos a símiles marineros, para explicar que lo peor sería renunciar a un 'cambio de rumbo', 'quedar a la deriva' e 'ir contra las rocas'.Le escuchaba atentamente el ministro de Hacienda Cristóbal Montoro, que se encontraba entre los asistentes, en el Salón Sant Jordi del Palau de la Generalitat, en representación del gobierno central. A él se ha dirigido explícitamente para recordar que la Generalitat nació con una primera finalidad, 'la recaudación de impuestos', aunque luego liquidara siempre 'con pactos y compensaciones'.

'Que Catalunya pueda decidir libremente su futuro'. 'Que el Estado no ponga puertas al campo, que no ponga rejas a la voluntad del pueblo. Que los valores democráticos vayan por delante de todo'', ha reiterado Artur Mas en ese mismo discurso, en el que también ha reivindicado el 'espíritu pacífico y dialogante' de la sociedad catalana.

Poco antes había prometido su cargo con una alusión explícita a cumplir sus funciones 'con plena fidelidad al pueblo de Catalunya'.

En línea con los mensajes que lanzó durante la campaña electoral, Artur Mas ha reafirmado el papel de los actuales dirigentes como 'protagonistas de un momento único de nuestra historia'. 'Un momento trascendente' que no se puede pintar de 'color de rosa', pero que tiene repercusiones que 'van más allá de una legislatura'. Ha recordado que 'los grandes cambios casi siempre se han hecho contra corriente, en momentos complicados', ha reclamado 'actitudes diferentes' y ha cerrado su discurso con una petición de 'fe en Catalunya'. 'Nada ni nadie nos la quitará', ha concluido.

En el acto de hoy, Artur Mas, presidente número 129 de la institución centenaria de la Generalitat, ha revalidado el cargo después de semanas de negociaciones con ERC para cerrar un pacto de gobernabilidad que posibilitara su investidura en el Parlament. El líder de CiU, que convocó elecciones para reforzar con una amplia mayoría su propuesta de convocar una consulta de autodeterminación, perdió 12 diputados (de 62 a 50), lo que le ha obligado a pactar con la segunda fuerza, ERC, que el 25N ganó 11 escaños y obtuvo 21 diputados.

El pacto de estabilidad parlamentaria, que garantiza el apoyo de ERC en las principales iniciativas legislativas del futuro Govern de Artur Mas, establece nuevos impuestos y un plazo máximo de celebración de la consulta soberanista en 2014, aunque prevé que se pueda prorrogar con el acuerdo de ambas partes.

Por su parte, el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, ha asegurado que tiene la 'convicción' de que él y el líder del PSOE, Alfredo Pérez Rubalcaba, piensan lo mismo sobre el proceso soberanista impulsado por la Generalitat catalana, por lo que ha añadido que 'sería bueno' que tanto el Ejecutivo como los socialistas fijen una posición común sobre Catalunya.

En una entrevista en el diario El Mundo, Rajoy desvela que 'evidentemente' habla 'en secreto' con Rubalcaba sobre el proceso soberanista del presidente catalán, Artur Mas, a quien ha reclamado que rectifique.

A la pregunta de si el Gobierno estudia aplicar el artículo 155 de la Constitución y suspender la autonomía de Cataluña, Rajoy ha respondido: 'Esto de descartar y no descartar es muy complicado. El Gobierno lo que descarta es adelantar acontecimientos. Todos estamos sometidos al imperio de la ley y espero que todos actúen en consecuencia y no se haga nada que contravenga la ley'.

El representante del Gobierno central en la ceremoniade toma de posesión de Artur Mas como president de la Generalitat ha sido el ministro de Hacienda y Administraciones Públicas, Cristóbal Montoro, acompañado de la delegada del Gobierno en Cataluña, María de los Llanos de Luna.

Montoro ha recibido abucheos en la plaza Sant Jaume cuando entraba al Palau de la Generalitat, por parte de la gente que curioseaba a ambos lados de la alfombra roja que se ha extendido para que pasaran los invitados. El ministro ha llegado compañado por la líder del PP catalán, Alicia Sánchez Camacho. Grupos de personas que se encontraban a las puertas les han recibido con 'senyeres estelades' (banderas independentistas) y con un sonoro abucheo.

Montoro fue el representante del Gobierno central en la reciente toma de posesión de Iñigo Urkullu como lehendakari. En el acto de hoy ha estado acompañado por la delegada del Gobierno en Cataluña, Llanos de Luna. En diciembre de 2010, el entonces Gobierno socialista envió a la primera toma de posesión de Artur Mas al vicepresidente tercero del Gobierno y también responsable de Administraciones Públicas Manuel Chaves.