Público
Público

Matanza de ciervas preñadas en una finca gaditana del Ministerio

Ecologistas denuncian prácticas de caza mayor en La Almoraima, mientras Medio Ambiente defiende la actividad cinegética porque "preserva el equilibrio ecológico"

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Verdemar-Ecologistas en Acción ha presentado un escrito ante la Delegación Provincial de Medio Ambiente de la Junta en Cádiz mediante el que formula denuncia contra quien corresponda por las prácticas de caza mayor que, asegura, se realizan en la finca de La Almoraima de Castellar de la Frontera (Cádiz).

Este espacio natural pertenece al Ministerio de Medio Ambiente y Medio Rural y Marino (MARM), que ha rechazado las críticas.

En el escrito de denuncia, el colectivo ecologista expone que tiene información de que en enero de 2011 ha habido dos monterías, una el día 15 y la otra el 29. Indica que en esta última, al parecer, 'se mataron entre 150 y 200 ciervos, la mayoría hembras y preñadas'. Asimismo, Verdemar-Ecologistas en Acción asegura tener información de que 'se alimenta a los animales en el momento de la batida para facilitar su cacería'.

Ante lo expuesto, argumenta que los hechos pueden estar infringiendo los instrumentos legales de planificación cinegética y de conservación de recursos naturales, así como el Plan Técnico de Caza. Por ello, solicita que, teniendo por presentado el escrito, se tenga por interpuesta una denuncia contra quien correspondan por los hechos que se exponen, pidiendo que se lleven a cabo las actuaciones necesarias para proceder a iniciar el procedimiento administrativo contra los responsables de la posible infracción.


El MARM ha explicado que la actividad cinegética que se desarrolla en La Almoraima cuenta con los permisos necesarios y se realiza de acuerdo a un Plan Técnico de Caza aprobado por la consejería andaluza con el objetivo de preservar el equilibrio ecológico. Según han explicado fuentes del departamento que dirige Rosa Aguilar, las monterías  cuentan con todos los permisos y autorizaciones necesarias para su realización; además se han realizado conforme a lo previsto en el mencionado plan de caza y el resto de normativa de aplicación y 'son necesarias para la conservación y el adecuado mantenimiento del alcornocal, presionado por el exceso de fauna cinegética'.

El Ministerio ha subrayado que el plan de caza para esta finca tiene entre sus objetivos reducir el daño al alcornocal y permitir la regeneración del mismo, que está 'presionado por el exceso de animales', lo que 'reduce su regeneración natural, amenazando la sostenibilidad del bosque'. Asimismo, pretende reducir el daño a la vegetación por una densidad excesiva de animales, disminuir el riesgo de contagio de epizootias y rebajar la población de hembras para concentrar los nacimientos en los periodos óptimos de alimentación y climatología.

- Lee también Vida y muerte de un cerdo español, en el blog Solución Salina