Público
Público

"Me avergüenzo de quienes son cómplices con su silencio"

Pilar del Río. Presidenta de la Fundación José Saramago 

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Pilar del Río, presidenta de la Fundación José Saramago, responde a lo que los principales partidos no se atreven y les deja, de paso, un aviso: 'Supongo que están ocupados en asuntos que consideran más importantes, como el desempleo de hombres y mujeres. Pero se equivocan si creen que se resuelven los problemas de personas a las que antes se les ha negado la dignidad. Quienes no se pronuncien, son cómplices. Y eso salvando las relaciones diplomáticas de los gobiernos: podrás tener ciertas precauciones, pero, por favor, todos, por supuesto los partidos políticos, pueden ser un poco más libres, pueden opinar de todo lo que ocurra en el mundo. Eso se llama libertad de expresión. Y hay que rechazar estas prácticas y estos comentarios. Quien no lo haga, estará en falta'.

En todas partes hay personas despreciables que abusan de su poder para vejar a quienes dependen de él. Eso es así, aunque sea mayor el escándalo si el abuso se hace en la jefatura del gobierno y casi como si el primer ministro tuviera derecho a todo, como los dictadores de las repúblicas que nos cuentan los grandes novelistas, como Vargas Llosa en La fiesta del chivo. Pero no me avergüenzo de Berlusconi, sino de las personas que son cómplices con su silencio o benevolencia para entender los caprichos o crímenes, si son menores del señor maduro. Berlusconi me repugna, sus cómplices, saber que saldría elegido si hubiera elecciones, me hieren como ciudadana.

No es machismo de Estado, es zafiedad, es falta de respeto para con los seres humanos, es vulgaridad, posiblemente sea crimen, los abogados están viendo si no se vulneran leyes con comentarios y actitudes como los que emplean Berlusconi y los suyos cuando se refieren a las mujeres. Es el comportamiento de los negreros con los esclavos. Hoy nadie los acepta, muy pronto se darán cuenta todos de que no se pueden tener personas de tan baja estofa representando a todos los ciudadanos. Pero serán los ciudadanos los que tendrán que reaccionar. Y las mujeres, incluso las chicas jóvenes maleducadas, todas, tendrán que hacer un vómito colectivo.

No hay ni igualdad ni ningún otro concepto hermoso: libertad, fraternidad... La Italia de nuestro tiempo, la Italia oficial votada por una mayoría de italianos ha desterrado estos conceptos de su vida, ha mandado a paseo la palabra ética, el concepto moralidad.

Creo que las relaciones diplomáticas son muy complicadas, pero se puede ser correcto sin ceder nada. Silvio Berlusconi era amigo de Aznar, no creo que lo sea de Rodríguez Zapatero, pero he visto risas entre ellos que no me han gustado. Insisto: se saluda, con cara de palo, y punto. Es lo que exijo a quienes me representan. Y nada más, ni cenas, ni nada, lo oficial y punto.