Público
Público

Me debes la plaza del pueblo

Embargadas varias zonas municipales de Macael (Almería) por la deuda con una constructora

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Esplugues de Llobregat (Barcelona) tiene una plaza que lleva el nombre de Macael, un pueblo almeriense de 6.120 habitantes conocido sobre todo por sus canteras de mármol que a su vez tiene una plaza que lleva el nombre de Esplugues. Pronto este equilibrio podría romperse. Esplugues seguirá teniendo su plaza Macael, pero Macael... podría perder su plaza Esplugues. ¿Cómo?, ¿se rompe el hermanamiento entre los dos municipios? No. El motivo es más prosaico: deudas.

En rigor, la plaza Esplugues seguirá existiendo, pero podría dejar de ser una plaza pública, una plaza del pueblo, para convertirse en la plaza de una constructora. Hace once días el Ayuntamiento de Macael recibió una orden de embargo dictada por el juzgado de instrucción único de Purchena a favor de la constructora Rus (hoy convertida en Eiffage Infraestructuras).

La empresa municipal Villas de Macael adeuda a Rus 2,3 millones por unas actuaciones de 2004 consistentes en el allanamiento de unos terrenos. El juzgado ante el que Rus reclamó su deuda establece el embargo de cuatro parcelas del conocido como Cerro de la Casetilla, dos taludes ajardinados de la zona de San José Obrero y la plaza de Esplugues de Llobregat.

El Ayuntamiento adeuda a la empresa 2,3 millones por unas obras 

'Estamos negociando con la empresa, no le vemos sentido a que se quede con una plaza de más de 100 metros cuadrados, con sus árboles, sus bancos... Es absurdo', explica a Público Guillermo Casquet, edil de Urbanismo (PP), que sí ve más aptetitosas para la constructora las cuatro parcelas del Cerro de la Casetilla, de entre 300 y 400 metros y en suelo urbano a falta de construir.

Tanto Casquet como el alcalde, Raúl Martínez, culpan de la situación a la 'mala gestión' del anterior regidor, Juan Pastor (PSOE). Y, mientras, este opina que el posible embargo de la plaza no es un problema... sino una oportunidad de ahorrar. 'Podría venir bien. La empresa no podría construir en la plaza ni alterar sus elementos y sería una carga menos para el ayuntamiento', afirma.