Público
Público

"Cuando me escapé no me sentí tan libre"

Natascha Kampusch, la joven secuestrada durante ocho años, cuenta su cruel historia

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El horror nunca desaparece. A Natascha Kampusch (Viena, 1988), la joven austriaca que permaneció encerra-da en un zulo durante ocho años, sus gestos la delatan. No fija la mirada y mueve las manos con ademanes infantiles. Son los restos de aquellos 3.096 días, entre el 2 de marzo de 1998 y el 23 de agosto de 2006, durante los cuales permaneció secuestrada por Wolf-gang Priklopil, un hombre que tras la fuga de la joven se suicidó arrojándose a las vías de un tren.

3.096 días es también el título del estremecedor relato sobre esta experiencia. 'No fue fácil escribirlo, porque trata de temas que he tratado de olvidar. Espero que después del libro no tenga que preocuparme más', dijo Kampusch ayer en Madrid durante su presentación.

Esta confesión quizá sea la última parada después de cuatro años de terapias y entrevistas. Cuando saltó a los medios el caso Kampusch, aquella niña que fue encerrada con 10 años de edad y que se escapó con 18 se convirtió de pronto en un foco de atención planetaria, lo que la abrumó. 'Cuando me escapé no me sentí tan libre. Me vi limitada por el odio, las envidias, la animadversión y la incomprensión de mucha gente', admitió ayer.

Estas reacciones se debieron en gran parte a que Kampusch jamás habló con rencor de Priklopil, a pesar del espanto de las palizas o el hambre: cuando escapó apenas pesaba 42 kilos. 'Es una forma de terapia. No odio al secuestrador porque odiarle sería seguir vinculada a él', reveló.

Apenas hay alusiones a posibles abusos sexuales en el libro. Es un apartado en el que no ha querido entrar. Tampoco habla de ello. Prefiere charlar de los libros que le marcaron durante su cautiverio, como La cabaña del Tío Tom, o sus inquietudes por volver a estudiar: 'Me gustaría, pero tengo fobia social. Y tengo carencias en la comunicación'. Son los restos de la pesadilla.