Público
Público

Los médicos dicen que la lista de espera es aún mayor

Los profesionales de la sanidad advierten que la situación es "insostenible"

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Hay una persona que hace 1.800 días que espera para que lo puedan operar de cataratas en el Hospital de Josep Trueta, en Girona. En el de la Vall d'Hebron, en Barcelona, las cuentas son más difíciles, porque hay 1.200 pacientes aún por diagnosticar. Antes de los recortes sólo había 50.

El recuento termina en junio, justo cuando empezaron los recortes

Según las estimaciones de los profesionales, a consecuencia de los ajustes en sanidad, este año se operarán unas 35.000 personas en la Vall d'Hebron, 5.000 menos que las que lo hicieron el año pasado. Todas estas cifras las hicieron públicas ayer los responsables de los ocho hospitales que dependen del Institut Català de la Salut (ICS) para dejar en evidencia que los datos que dio el lunes pasado el Gobierno de las listas de espera no son ciertas. 'Está claro que ha habido un maquillaje pero no sabemos qué criterios han seguido', denunció ayer la doctora Teresa Fuentelsaz, médico adjunto de Anestesiología y Reanimación.

En la Vall d'Hebron este año habrá 5.000 operaciones menos que el año pasado

Según los profesionales, la Generalitat no les ha consultado para saber si habían crecido o no las listas de espera y aunque según las cifras oficiales han aumentado un 24% , los datos reales aún son superiores. De hecho, los médicos destacaron que el estudio del Gobierno ha hecho con datos de enero a junio y fue, precisamente, en el mes de julio, cuando los ajustes sanitarios cogieron más fuerza para alargarse durante todo el verano.

Los médicos coincidieron en que la situación se ha convertido en 'insostenible'. En la rueda de prensa, recordaron que el 40% de los quirófanos se han cerrado y aseguraron que en algunos centros hay discusiones entre médicos para ver quien entra antes cuando se libera una plaza. Por si fuera poco, la Generalitat les ha pedido un nuevo esfuerzo (en este caso reduciéndose el salario) y ellos han dicho basta.

'Que se bajen los políticos el sueldo en defensa de la sanidad y que den ellos un paso adelante', pidió Rosa Boyé, médico adjunta de Radiología y miembro del Sindicat de Metges de Catalunya. El objetivo del Govern es ahorrar 77 millones de euros en sanidad pero no será nada fácil. Según avanzaron ayer, 'en las asambleas ya se ha votado ir a la huelga', aunque los profesionales están intentando reconducir la situación. El primer reto es la campaña de invierno con la amenaza de la gripe.