Público
Público

Los médicos ponen en duda la píldora poscoital frente al criterio de la OMS

El organismo internacional defiende que "es segura"

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

La Organización Médica Colegial (OMC) considera que la venta sin receta de la píldora del día después 'es un problema' hasta que no se pueda 'demostrar que es inocua en las niñas'. El presidente de la OMC, Juan José Rodríguez Sendín, justificó ayer así la necesidad de realizar un estudio sobre los efectos del fármaco cuando 'su uso es indiscriminado', tal y como les ha encargado el Ministerio de Sanidad.

La ministra Ana Mato anunció el miércoles, en su primera comparecencia en el Congreso, que decidirá si vuelve a establecer la obligatoriedad de que este anticonceptivo de urgencia se dispense con receta según lo que concluya el estudio que ha encargado a la OMC, la Sociedad Española de Ginecología y Obstetricia (SEGO) y la Agencia Española del Medicamento. Mato llegó a cuestionar que el fármaco pueda generar problemas en el desarrollo de las menores, algo que la evidencia científica descarta.

'Antes de hablar debe documentarse. Dice que no actúa por ideología, pero ¿entonces por qué? La evidencia científica demuestra que el fármaco es seguro', critica la presidenta de la Federación de Planificación Familiar, Isabel Serrano. Recuerda que en todo el mundo no se ha documentado ninguna muerte y entre el millón y medio de mujeres que la han adquirido sin receta en España 'no se ha informado de un sólo caso de riesgo relevante', insiste.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) aconseja el uso de este fármaco como anticonceptivo de urgencia e insiste en que 'facilitar su acceso no aumenta las conductas sexuales o anticonceptivas de riesgo'. Además, la OMS insiste en que la píldora poscoital 'no causa aborto' y que 'es segura para todas las mujeres, incluidas las adolescentes'. También defiende que 'el uso repetido no conlleva riesgos conocidos para la salud'.

Rodríguez Sendín, que compareció en rueda de prensa junto a otros representantes de los médicos para protestar por los recortes que sufre el sector, reivindicó que la píldora poscoital se dé gratis en los centros de salud. Por su parte, el expresidente de la SEGO y actual presidente de la Federación de Asociaciones Científico Médicas (FACME), José Manuel Bajo Arenas, abogó 'por la contracepción reglada'.

Este fármaco, que evita el embarazo postergando la ovulación, se puede comprar sin receta desde septiembre de 2009. El Ministerio de Sanidad, que entonces dirigía Trinidad Jiménez, tomó esta decisión para evitar embarazos no deseados. La venta libre, desde hace años vigente en países como Reino Unido, Francia e Italia, no excluyó que el fármaco se dé gratis en los centros de salud.

Pero fueron precisamente las trabas de muchas autonomías a su dispensación en los ambulatorios las que llevaron al Gobierno socialista a tomar esta decisión, destaca Serrano. Por ejemplo, autonomías como el País Valencià, Murcia y Castilla-La Mancha no la financiaban, recuerda el presidente de la Fundación Española de Contracepción (FEC), Ezequiel Pérez Campos.

Este ginecólogo desmiente que, como insinúa la OMC, las menores abusen de la píldora del día después. 'Las españolas han demostrado usar bien el método', insiste. Un estudio publicado en septiembre por la FEC, con encuestas a 6.200 mujeres, reveló que sólo se usa en caso de emergencia: el 96,7% de quienes tomaron la píldora no abandonaron su método anticonceptivo habitual.

Pese a la venta libre, muchas farmacias camuflan su objeción a vender el fármaco alegando falta de stock, como ha denunciado este periódico en varias ocasiones.