Público
Público

Medinaceli vuelve a encender el sufrimiento en el 'Toro Jubilo'

El "festejo" ha iniciado la tramitación para convertirse en Patrimonio Cultural Inmaterial de la UNESCO

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Un año más, la localidad soriana de Medinaceli dio paso a una noche de maltrato animal.

Acomodada en una tradición que, según explican con orgullo sus adeptos, hunde sus raíces en ritos celtibéricos y está documentada desde el siglo XVI en el Archivo de los Duques de Medinaceli, la festividad del 'Toro Jubilo' congregó ayer a alrededor de cuatro mil personas para ver como el astado 'Andaluz' trataba de desprenderse de un armazón de hierro, barro y fuego. Una corona de sufrimiento y espectáculo que le habían colocado minutos antes.

En medio de la plaza mayor de la localidad, asediado por una veintena de personas, el toro había sido atado por los cuernos a un poste para instalarle con mayor facilidad un aparataje sobre el que prender las llamadas 'bolas de pez', elaboradas con estopa, aguarrás y azufre.

Con la orquesta municipal de fondo y durante aproximadamente media hora, el tiempo que duró encendida la cornamenta artificial de fuego, 'Andaluz' trataba de zafarse de las llamas con fuertes embestidas mientras se desplazaba a uno y otro lado de la plaza, adornada con hogueras, farolas de fuego e hileras de petardos que apenas dejaban margen de escapatoria al astado, acuciado por el estrés.

Se trata de eso, precisamente. Según ha explicado a Público.es la cabeza de lista por Madrid del partido animalista PACMA, Silvia Barquero, 'el fuego genera pánico instintivo en los animales y, en su intento de escapar, el toro produce lo que para algunos es una bonita estampa de llamas en movimiento'. 

El 'festejo', que, según informa EFE, ha iniciado la tramitación para convertirse en Patrimonio Cultural Inmaterial de la UNESCO, ha sido denunciado por PACMA, que ha exigido el fin de 'un espectáculo terrible'.

Por su parte, la asociación Humane Society International (HSI) también ha pedido la abolición de 'estas brutales tradiciones'. 'El tormento de los animales por diversión nunca puede ser aceptable', afirma el vicepresidente de la organización.