Público
Público

A mejor formación, más empleo y con mejor sueldo

El informe de la OCDE destaca los beneficios económicos y sociales de invertir en Educación

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

'Es necesario educar y formar ciudadanos bien preparados para encontrar empleo en este mundo globalizado, pero también para mejorarlo'. Con esta frase, la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) resume en su informe la importancia que tiene invertir en Educación para obtener 'beneficios sociales y económicos'.

Prueba de ello es que en España, igual que en la OCDE y en la Unión Europea (UE), la tasa de desempleo disminuye cuando aumenta el nivel educativo. Así, en el último año estudiado (entre 2008 y 2009), el desempleo de personas con estudios primarios creció diez puntos porcentuales, mientras que entre los titulados universitarios dicha cifra sólo aumentó un 3%.

El sueldo es otro de los factores que también aumentan a medida que se alcanza una educación superior. En la media de la OCDE, una persona con estudios superiores puede ganar hasta un 76% más que alguien que no ha pasado de la educación obligatoria. En España esta diferencia sólo alcanza el 41%, porcentaje que demuestra, a ojos de Mario Bedera, 'el alto grado de equidad social' del país.

'Este tipo de afirmaciones prosige Bedera pueden parecer una obviedad, pero últimamente todo se confunde'. 'A mayor titulación, menor desempleo y mayor salario y mayor rentabilidad pública', señaló.

Por otro lado, la OCDE también estudia la relación entre el monto de la inversión en una persona que realiza estudios superiores y el beneficio económico que dicho individuo devuelve luego a la sociedad. 'Las inversiones en educación generan importantes recompensas económicas en todos los países de la OCDE', señala Pedro García de León, analista de dicho organismo. 'La eduación es la mejor política social y económica. Merece la pena para el país y para los ciudadanos. Y esto es importante recordarlo, en momentos es lo que hay que priorizar y saber dónde no hay que recortar', concluyó Bedera.