Público
Público

Mejora ligeramente la confianza en la situación económica

El paro sigue siendo la principal preocupación, según el último barómetro del CIS

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El Centro de Investigaciones sociológicas (CIS) ha estrenado hace poco un nuevo presidente, pero en el primer barómetro después de que Ramón Ramos tomara posesión del cargo, poco ha cambiado: el paro sigue la principal preocupación de los ciudadanos. 

Esa preocupación es comprensible: el 70% de los ciudadanos considera mala o muy mala la actual situación económica. Ese dato mejora ligeramente el dato del barómetro anterior, cuando el porcentaje llegó al 74%.

Respecto al futuro de la economía, los ciudadanos confían algo más en la mejora de cara al año próximo, después del máximo anual que se registró en el barómetro de junio: ese mes un 35,7% de los encuestados pensaba que la situación iría a peor; en julio esa preocupación bajó a un 30,8%; y en este último sondeo se sitúa en un 28,8%.

Por lo que respecta a la situación política, el 63,3% de los encuestado la ve mal o muy mal y casi un 76% opina que dentro de un año estaremos igual o peor.

El paro, por tanto, sigue creciendo como el principal problema de España según los encuestados, ya que un 78,4% lo menciona en primer lugar mientras en los dos anteriores barómetros era más bajo.

La clase política sigue siendo el tercer problema más grave para los ciudadanos

Con todo, este porcentaje no llega a los máximos de hace unos meses, por ejemplo en marzo de 2010, cuando un 82,9% de los ciudadanos lo señalaban como su mayor preocupación.

Después del desempleo, entre los asuntos que inquietan a los ciudadanos están los problemas de índole económica —un 48,2% de los encuestados así lo mantienen—, una cifra inferior a las de anteriores sondeos, ya que desde antes del verano se superaba el 50%.

Tras la economía, la clase política se sitúa como tercer problema —así lo opinan un 19,8% de preguntados, cifra también en descenso—. Y después de esta inquietud aparece la inmigración, que sube tres puntos desde el último sondeo: pasa de un 12,4% a un 15,4 %.

Fuera de la crisis, el barómetro se fija en otra cuestiones. Destaca, por ejemplo, que el 45,7% piensa que la mujer ha de ser el miembro de la pareja que debería trabajar menos de forma remunerada para ocuparse del hogar y los hijos, mientras que un 20,9 % cree que cualquiera de los dos, hombre o mujer.

El 68,1% ve la tele todos o casi todos los días con los hijos pero sólo el 42,5% lee o cuenta cuentos a sus hijos.

El 30,2% se considera de izquierdas, sólo el 13% de derechas, y un 30,1% se posiciona en el centro político y un 26,7% se niega a contestar o a saber.

Sobre religión, no se aprecian cambios significativos: los católicos son el 73,2% pero el 58% no va nunca o casi nunca a misa. Los no creyentes alcanzan el 14,4% de total mientras que hay un 8% que se declara ateo.

En todo caso, la coyuntura económica sigue teniendo muy malas calificaciones, ya que un 70,3 por ciento de los preguntados opinan que es 'mala' o 'muy mala'.